Calle Agapito Marazuela KAM2802
Tramo asfaltado de la calle Agapito Marazuela, en la proximidad del Colegio Villalpando. / Kamarero

El Ayuntamiento de Segovia ha iniciado el procedimiento para contratar las obras de renovación de redes de abastecimiento y saneamiento y posterior pavimentación de la calle de Agapito Marazuela. El presupuesto de licitación se acerca a los 375.000 euros y el plazo de ejecución es de seis meses.

La Junta de Gobierno Local acordó la contratación de las mismas por procedimiento abierto simplificado el pasado 27 de mayo aunque el proyecto se había aprobado el 30 de diciembre pasado.

La finalidad principal de esta inversión es renovar por un lado la red de saneamiento donde se han detectado filtraciones confirmadas por una inspección con cámara, en la que se comprobó que la canalización es de tubería de hormigón centrifugado envejecido.

Por otro, la red de abastecimiento es de tubería de fibrocemento en un tramo y de fundición en otro pero en ambos casos está obsoleta y en malas condiciones, de ahí que la Concejalía de Obras, Infraestructuras y Servicios haya decidido también su renovación.

La intervención municipal comprende la calle de Agapito Marazuela desde su confluencia con la avenida de Juan Carlos I hasta la intersección con la travesía de Castillejos y, dado que será necesario levantar el pavimento para proceder a la renovación de las redes, incluye la mejora de la pavimentación.

El tramo desde Juan Carlos I a la confluencia con la calle de Goya es de adoquín y desde ese punto hasta la citada travesía, de asfalto.

Según el proyecto, el grueso del coste, 116.029 euros, corresponden a las obras de pavimentación y firmes, seguidas de las de saneamiento y pluviales (90.820,69 euros) y las de abastecimiento (37.999,14).

La nueva red de abastecimiento consistirá en un nuevo ramal de polietileno con un diámetro de 110 milímetros y presión nominal de 16 atmósferas, que transcurrirá por el centro de la calle, con acometidas a ambos lados. Está previsto instalar ocho nuevas bocas de riego y la instalación de tres hidrantes.

En cuanto a la de saneamiento, se proyecta la sustitución de uno de los colectores actuales, de hormigón, por otro de PVC corrugado, así como la renovación de todas las acometidas domiciliarias e imbornales.

El último paso será la pavimentación y en el primer tramo se mantendrá el adoquín en las zonas no afectadas por las obras; es decir en la de aparcamiento, mientras que en el resto, se asfaltará con una mezcla bituminosa en caliente.