El uso de terrazas es mucho menor en Segovia durante las estaciones frías. / Kamarero
Publicidad

Todo apunta a que el Ayuntamiento de Segovia flexibilizará finalmente el uso de cortavientos en terrazas de hostelería, al menos en zonas que no se encuentran en entornos monumentales o afectadas por un Bien de Interés Cultural (BIC). Sin embargo, es díficil que prospere, tal y como se ha planteado inicialmente, la moción que defenderá el Partido Popular en el pleno de mañana viernes, en el sentido de suspender temporalmente los epígrafes que impidan la utilización de estos elementos de protección frente a las inclemencias meteorológicas.

El portavoz del PP en el Consistorio segoviano, Pablo Pérez, comentó ayer que “parece que se está recapacitando” en el equipo de gobierno (PSOE-IU) sobre la utilización de cortavientos y aseguró que su grupo municipal ha estado en contacto en las últimas semanas con responsables de otros municipios “y el único que no permite el uso de estos elementos es el de Segovia”. Incluso hay otros más pequeños dentro de la provincia que están modificando sus ordenanzas para permitir su instalación, comentó.

Mantuvo, asimismo, que han recorrido los barrios de la ciudad para tomar contacto con sus hosteleros “y ni uno solo se opone a la posibilidad de los cortavientos porque es una medida absolutamente necesaria”.

Por eso Pérez indicó que “esperamos que salga adelante la moción” y apuntaba a las manifestaciones realizadas en los últimos días por los portavoces de Ciudadanos y de Podemos en el sentido de dar respuesta a los problemas que plantea el sector de hostelería en cuanto a las terrazas durante las estaciones más frías.

Otra cosa distinta es que la propuesta de la moción se ejecute por el gobierno municipal, admite el portavoz de los populares, por lo que anuncia que serán “muy reivindicativos para que se cumpla porque la actividad hostelera afecta a muchas familias, quien más, quien menos tiene algún familiar trabajando o vinculado a este sector”.

Por otro lado, afirma que, además de la suspensión temporal de la Ordenanza que regula la ocupación de la vía pública y otros espacios abiertos con terrazas (que entró en vigor inicialmente en el año 2009, aunque en 2012 se incorporaron algunas modificaciones), el Ayuntamiento debe trabajar a medio/largo plazo, y ya con carácter general, los cortaviento “permanezca o no la situación sanitaria” por la pandemia de coronavirus.

Podemos

Pérez parecía contar ayer con el voto del portavoz de Podemos, Guillermo San Juan, para que esta propuesta salga adelante en el pleno, pero el concejal de la formación morada ha comentado a El Adelantado que no va a apoyarla en los términos que ha planteado el PP.

En este sentido, al igual que los responsables del gobierno municipal, considera que suspender la ordenanza “genera inseguridad jurídica, un vacío que tiene riesgos e incluso puede llevar al desorden”.

Para Podemos “hay procedimientos al menos igual de sencillos y mucho más seguros que la suspensión”, según San Juan, que sí reconoce que comparte con los populares “el sentido de que hay que mover ficha, flexibilizar, pero en el contenido de la moción hay elementos con los que no estamos de acuerdo”.

Equipo de Gobierno

La ficha está en manos del equipo de gobierno y específicamente en el concejal de Obras, Servicios e Infraestructuras, Miguel Merino, responsable de la regulación de la ocupación de vía pública en el municipio.

El edil socialista ya señaló a El Adelantado la semana pasada que “la suspensión de la ordenanza de terrazas no es algo que tengamos sobre la mesa en este momento”, aunque se mostraba partidario de dialogar con hosteleros e indicaba que ya había trasladado “otras posibilidades” a la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) en relación a cuestiones que ya están recogidas en la propia ordenanza.

Reconocía entonces, también, que en algunas zonas de la ciudad, alejadas de las áreas históricas, “se está utilizando la excepcionalidad de los cortavientos”.

Más recientemente, desde los micrófonos de Radio Segovia (Cadena SER) reiteraba esos mismos argumentos, aunque se mostró más abierto “a flexibilizar las opciones que la propia ordenanza permite”.

En los últimos días son varias las reuniones que han mantenido los responsables municipales con la AIHS directamente pero también con otros hosteleros para avanzar en sus demandas.

En Ciudadanos se han mostrado partidarios a la posibilidad de suspender la ordenanza debido al a situación de excepcionalidad que se vive y que afecta al aforo de los establecimientos de hostelería.

“Las instituciones tenemos que ayudar y no poner trabas, hay que buscar soluciones y se ha demostrado que no es complicado realizarlo. Lo que ocurre es que hay falta de voluntad y se mira con recelo a determinados sectores”, comentó la portavoz de la formación naranja, Noemí Otero.

Hay unanimidad en la oposición en cuanto a facilitar la actividad de la hostelería de la ciudad y concretamente en hacer modificaciones o permitir excepciones en lo relativo al acondicionamiento de las terrazas para mitigar las bajas temperaturas del exterior.

Sin embargo, la llave nuevamente parece estar en Podemos y en su concejal. San Juan lo tiene claro y dice sí a permitir las excepciones que contempla la ordenanza “flexibilizando hasta el límite”, sobre todo en establecimientos que no están en entornos monumentales y no generan dudas siempre que cumplan requisitos básicos de accesibilidad y seguridad en los cortavientos a instalar.

Más complicado lo ve en zonas con afección de BIC, porque en ese caso, al igual que el equipo de gobierno, recalca que tiene que prevalecer que no haya un impacto visual y el respeto patrimonial.

Las cuestiones técnicas las deja en manos de la Concejalía, aunque no descarta del todo “una enmienda” a la moción del Partido Popular. “El objetivo es que se dé una solución rápida”, insiste.

Todos los grupos coinciden también en que las terrazas de hostelería deben permitir la accesibilidad y el uso de la vía pública para otras actividades ciudadanas, pero Pérez asegura que “los cortavientos son absolutamente compatibles con eso”.

¿DEBATE NECESARIO O UTILIZACIÓN POLÍTICA?

Hace casi tres semanas que el Partido Popular anunció la presentación de una moción para instar al gobierno municipal a permitir el uso de cortavientos y elementos de separación en las terrazas de hostelería de la ciudad para ofrecer una mejor calidad de servicio en los meses invernales.

Su portavoz en el Ayuntamiento, Pablo Pérez, aseguraba que lanzaba la idea, antes incluso de entrar en el detalle de la propuesta, para generar debate en la ciudad sobre una cuestión en la que considera que Segovia es la excepción en el conjunto de capitales de provincia de Castilla y León, por una regulación a su juicio muy restrictiva de la ocupación de la vía pública.

Ayer reiteraba su llamamiento para sacar adelante las modificaciones necesarias que permitan lo más rápidamente instalar cortavientos y se mostraba satisfecho con el debate generado, en el que participó El Adelantado desde el primer momento indicando que, más que una modificación de la ordenanza por la lenta tramitación ordinaria, cabe la posibilidad de suspender los aspectos más restrictivos aplicando la Ley 39/2015 de 1 de octubre de Procedimiento Administrativo Común y la Ley de Bases de Régimen Local, Ley 7/1985, normas que facilitan esa posibilidad a través de la aprobación en el pleno o por decreto de Alcaldía.

Algunos grupos políticos como Podemos, sin embargo, consideran que el Partido Popular está haciendo “un uso partidista” de una cuestión que preocupa al sector, especialmente este año debido a las restricciones por la crisis sanitaria de la Covid-19.

La agrupación AIHS lleva años reclamando al Ayuntamiento la posibilidad de utilizar cortavientos que están implantados desde hace tiempo en otras ciudades como Valladolid y su vicepresidente, Jesús Castellanos, reiteraba el pasado agosto el llamamiento.