6 3 WEB
Estado de la zanja, esta misma semana, en la Alameda del Parral. / J. M.

El concejal de Obras, Servicios e Infraestructuras del Ayuntamiento de Segovia, Miguel Merino, asegura que la zanja abierta en la Alameda del Parral, a la altura de la antigua fábrica de borra, no se ha cerrado por completo todavía porque los servicios municipales están realizando controles para “comprobar su comportamiento durante las precipitaciones de lluvia”.

El pasado 1 de octubre, este colector de aguas residuales del Eresma entró en carga; es decir, colapsó y originó un vertido al cauce aguas abajo del puente situado junto a la citada fábrica, debido, principalmente, al atranque por acumulación de material plástico en la tubería.

En ese momento, Merino explicó que los operarios que trabajaban para reparar la avería identificaron “un volumen extraordinario de toallitas, pañales, compresas, blister (envase unitario) de medicamentos y llama especialmente la atención los centenares de pelotas de tenis y pádel”.

Poco después se detectó la presencia de sangre y, tras la consiguiente investigación, se determinó que procedía de un vertido incontrolado por parte de una industria cárnica del barrio de El Sotillo, en el vecino municipio de La Lastrilla.

Ciudadanos que pasean habitualmente por la Alameda del Parral han mostrado su extrañeza porque dos meses después de esto incidentes todavía no se haya procedido a tapar la zanja, de grandes dimensiones, que fue necesaria para localizar la avería. El edil mantiene que “se está tapando de forma paulatina”.