ayuntamiento plantacion arboles parque penascal
El concejal y otros técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente han visitado esta zona verde tras la plantación de nuevo arbolado. E. A.

El Ayuntamiento de Segovia, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, ha finalizado la reposición de nueve árboles en el parque del Peñascal, en la plaza de los Deportes del barrio de La Albuera. La plantación de árboles de especies autóctonas, seis olmos y tres fresnos, se ha llevado a cabo en el lugar donde estaban los nueve pinos piñoneros que la Concejalía retiró el pasado mes de julio por motivos de seguridad, debido a los problemas que presentaban en sus raíces.

Aunque en un principio Medio Ambiente comunicó que la plantación se realizaría en otoño, finalmente se ha optado por el invierno, que es la época de reposo vegetativo, ya que la planta, una vez comience su actividad, puede adaptarse al nuevo suelo.

El criterio para la elección de especies responde, en cuanto a los olmos a la recuperación de una planta autóctona que tuvo mucha presencia en la ciudad años atrás pero una enfermedad, la grafiosis, acabó con arboledas enteras.

En el caso de los fresnos, se trata de una planta autóctona de uso contrastado y que aporta beneficios medioambientales, da garantía de adaptación y reduce el trabajo de mantenimiento en general, según sostienen en la Concejalía.

Los nueve ejemplares se suman al olmo que ya se plantó en este mismo espacio verde de la ciudad el pasado mes de septiembre con motivo de la campaña ‘Un Árbol por Europa’, a la que se adhirió el Ayuntamiento de Segovia con el objetivo de concienciar sobre la importancia del desarrollo sostenible en el ámbito local.

Con la elección de estas especies los responsables municipales confían en evitar problemas y posibles caídas de ejemplares inestables en el futuro, como sucedió el año pasado en este parque, cuando uno de los ejemplares de pino piñonero se precipitó debido a un problema en el cuello de la raíz.

Fue el 5 de junio cuando se produjo la caída del árbol, de gran tamaño, en esta plaza de los Deportes, sin que produjera ningún tipo de daño, ni personal ni material. Aparentemente, el ejemplar dañado no presentaba ningún síntoma externo que hiciera pensar que podía fracturarse por la base debido a un problema en el cuello de la raíz, como así fue.

Tras la realización de un estudio pormenorizado de los árboles de la zona, se determinó que era necesario talar los ejemplares que presentaban problemas similares en las raíces lo que impedía que se anclaran con seguridad, con el riesgo de generar mayor peligro a medida que alcanzasen mayor tamaño.