Uno de los vehículos patrulla de la Policía Local de Segovia, estacionado junto al Jardín Botánico. / Nerea Llorente
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia comprará finalmente tres de los seis coches patrulla que había presupuestado el año pasado para la Policía Local, ya que la Mesa de Contratación ha declarado desierta la licitación de un lote de tres vehículos con kit para detenidos.

A través de un decreto, la alcaldesa propone adjudicar el suministro de tres vehículos con sistema de emergencia óptico-acústico (correspondientes al Lote 2 del procedimiento abierto el 7 de noviembre del año pasado) a la empresa Noauto Segovia con un coste para el Ayuntamiento de 65.393,10 euros (IVA incluido).

Al citado procedimiento concurrieron cinco empresas pero solo una, Noauto Segovia, presentó oferta para el Lote 1, el de los tres vehículos patrulla con kit para detenidos. Sin embargo, su propuesta económica ha superado el presupuesto de licitación.

El pliego establece que estos últimos vehículos policiales deben contar con una mampara y el equipamiento necesario para aislar completamente los asientos delanteros donde viajarán los agentes, de los traseros donde se trasladará a los detenidos, garantizando una completa seguridad entre unos y otros.

Su diseño, de policarbonato de alta resistencia con barra de refuerzo, se adaptará a la estructura del coche y permitirá una visibilidad completa de la zona de asientos traseros, así como gran resistencia a fuertes impactos.

Asimismo, entre otras especificaciones, los asientos traseros, el suelo y los paneles laterales de las puertas traseras estarán fabricados en ABS o en fibra de vidrio de alta resistencia. El habitáculo ofrecerá el espacio adecuado para el transporte de detenidos, con un diseño ergonómico realizado con ángulos suaves que hagan de este espacio un lugar seguro a prueba de lesiones.

Por otra parte, tendrá un diseño estanco que permita una fácil limpieza gracias a su evacuación por puntos de drenaje.

Los asientos traseros dispondrán de cinturones de seguridad eléctricos y los vehículos contarán con sistema de apertura y cierre de puertas traseras con acceso exclusivo desde la zona delantera, posibilitando la apertura en caso de falta de corriente eléctrica. También estará bloqueada la apertura y cierre de ventanas traseras.

Parque móvil

El parque móvil de la Policía Local lo forman 17 vehículos patrulla pero tres son propiedad de la DGT y uno de ellos se dio de baja el año pasado por la fractura del motor. Por otro lado, siete tienen más de diez años de antigüedad y otros cinco los cumplirán en febrero. De esos quince, siete superaban ya hace meses los 250.000 kilómetros.

La adquisición de los seis vehículos patrulla tenía por objetivo iniciar la renovación progresiva de este parque móvil sustituyendo los que tienen más de 13 años, teniendo en cuenta el elevado número de coches patrulla obsoletos, lo que genera un importante gasto en reparaciones y con el objetivo de prestar un mejor servicio a los ciudadanos.

Contratos menores para el cuartel de los municipales

El servicio de Policía Municipal del Ayuntamiento de Segovia fue objeto el año pasado de casi treinta contratos menores, por un importe conjunto de 138.546 euros, de los que 94.634 corresponden a suministros, 34.206 a la prestación de diferentes servicios y sólo uno es de obras, las de reparaciones en los asesos de la sede del polígono de El Cerro, que tuvieron un coste de 9.706,61 euros.

En el Perfil del Contratante se observan dos meses de 2019 con gran actividad en la contratación de obras menores por parte del Ayuntamiento en relación a este servicio, al menos por las fechas de adjudicación de los contratos que allí figuran. Uno de ellos es febrero, cuando se contabilizan 12 contratos y otro el pasado diciembre, con 9. En marzo se adjudicaron otros cuatro y en enero y mayo, uno en cada mes.

El contrato menor de mayor cuantía el año pasado fue el de reposición de vestuario para los agentes y personal de la Policía Local, por importe de 18.109,88 euros. Fue firmado en febrero con un periodo de ejecución de nueve meses. Al mes siguiente se adjudicó el de reposición de calzado (zapatos y botas) por valor de 4.482,45 euros y el mismo periodo de ejecución.

Otros contratos dirigidos a mejorar la uniformidad y seguridad de la plantilla fueron los de la compra de chalecos antibalas y fundas exteriores, por importe de 10.680 euros; de placas de pecho y hombreras (por 8.627,30 euros), guantes anticorte (2.087,50 euros), jerseys de cremallera (1.875,5 euros) y gorras copy (1.350 euros).

Destaca, entre otros contratos de suministros, el de adquisición de un equipo de control para medir la velocidad mediante cinemómetro portátil de tecnología láser, que supuso un desembolso de 14.750 euros para las arcas municipales y se adjudicó el 17 de diciembre. Asimismo, el Ayuntamiento adquirió el año pasado para este servicio un sonómetro integrado de Clase 1 (con un coste de 5.261,80 euros), un lector de test de drogas portátil (3.000 euros) y un lote de test indiciarios de drogas y análisis confirmatorios (8.954 euros), así como munición (4.000 euros).

En cuanto a los contratos de servicios destaca el de mantenimiento de los sistemas de transmisiones, aunque en este caso incluye no solo a la Policía Local sino también al Servicio de Extinción de Incendios. Fue adjudicado en febrero a Castellana de Telecomunicaciones por 15.126,21 euros. Esta misma empresa se ocupó del arreglo de walkis, que supuso un gasto de 234 euros.

El de mantenimiento y reparación de motocicletas se adjudicó en mayo con un coste de 6.776,85 euros, el de reparación de otros vehículos en enero (6.293,94 euros) y el de limpieza de vehículos (1.201 euros) en marzo.