El gobierno municipal sigue sin recibir las obras que se ejecutan en el edificio CIDE. / Kamarero
Publicidad

Hasta en tres ocasiones ha repetido el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora, que el Ayuntamiento de Segovia está dando todas las facilidades a Rogasa, la empresa adjudicataria de las obras de finalización del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE), para que subsane las deficiencias detectadas y que impiden la recepción de este inmueble ubicado en el terreno del Círculo de las Artes y la Tecnología de Segovia (CAT).

García Zamora ha recordado que el plazo de ejecución de estas obras finalizó el 9 de enero, que Rogasa no lo cumplió y se extendieron hasta el 18 de julio pero cuando la dirección facultativa y los responsables municipales inspeccionaron los trabajos realizados encontraron deficiencias que van desde cuestiones menores en acabados a la inexistencia de las pruebas que deben certificar la instalación y correcto funcionamiento del costoso sistema de climatización.

Desde entonces han ido transcurriendo los días, las semanas, los meses y, a la vista de que los problemas detectados no se han subsanado en su totalidad, el Ayuntamiento ha fijado “un plazo improrrogable” para que la empresa “entregue la obra conforme al proyecto”, según el también primer teniente de alcalde y portavoz socialista.

Este edil admite que se trata de una obra compleja y, por ese motivo, “la recepción también está siendo compleja” pero añade que desde el gobierno municipal “queremos pensar que la empresa, con una solvencia técnica, va a ejecutar lo que establecía el contrato, y por nuestra parte no quedará”.

Sostiene, además, que para ello “se está permitiendo todo el tiempo legal, el que permite la norma”.

De no ser así, si Rogasa no cumple con la ejecución del proyecto del CIDE, García Zamora explica que “la Ley prevé que se proceda a la rescisión del contrato”. Si se produce esa circunstancia uno de los pasos previsibles es la resolución sobre si esa rescisión es conforme a derecho en primera instancia en el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales y, después, el equipo de gobierno municipal estudiará si se tiene que abrir un procedimiento abierto para licitar lo que reste por ejecutar en el CIDE o bien se puede acometer mediante contratos menores.

El concejal socialista ha recordado que el Ayuntamiento ya ha abierto un expediente de penalidades a Rogasa por no ejecutar en plazo las obras y no presentar documentación por un montante que supera los 200.000 euros.