contadores agua electronicos
Contadores de agua para telegestión. / EL ADELANTADO

La Concejalía de Obras, Servicios e Infraestructuras del Ayuntamiento de Segovia estima en torno a cinco millones de euros el coste de la renovación de 22.500 contadores de agua en la ciudad antes de 2025, una importante inversión, cuyo modelo de gestión todavía está por definir, según afirmó este jueves el concejal Miguel Merino.

El edil socialista, acompañado por la alcaldesa, Clara Luquero, ha presentado un proyecto piloto que el Ayuntamiento ha puesto en marcha en edificios o instalaciones municipales y que supone una apuesta por la monotorización de los consumos de agua a través en una primera fase en 53 puntos de suministro mediante la telelectura de la red fija.

El Ministerio de Industria Comercio y Turismo publicó el año pasado una Orden Ministerial que obliga a sustituir, salvo en determinadas excepciones, los contadores de agua que tengan más de 12 años y fijaba un plazo de cinco años para que las comunidades de propietarios, entidades y gestores de aguas urbanas procedan a la renovación de los equipos.

Algunas entidades gestoras, como el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha anunciado ya la renovación paulatina de 300.000 contadores con una antigüedad de ocho o más años sin coste alguno para los usuarios.

La telegestión de los contadores permite conocer en tiempo real los consumos que se producen y también recoge incidencias y permite, por ejemplo, detectar averías y solucionarlas.

El servicio municipal de Aguas ha empezado a trabajar para que se produzca un cambio en la gestión del parque de contadores en el municipio, que pasará por una renovación total del mismo, ya que estima que más del 60% de los contadores de la ciudad tiene una antigüedad superior a los 20 años.

El estudio previo estima que antes de 2025 habría que adaptar unos 22.500 contadores pero, como un primer paso, la Concejalía ha optado por poner en marcha un proyecto piloto que consiste en la motorización del consumo de 53 suministros municipales, con la instalación de contadores ‘inteligentes’ que cuentan con un sistema de comunicaciones Narrow Band-lot o NB-Iot, de la marca Contazara, que utiliza para la visualización y procesado de datos una plataforma específica que permite analizar los rendimientos hídricos.

Entre los lugares donde ya se han instalado estos nuevos dispositivos de control del consumo de agua se encuentran varios colegios e instalaciones deportivas y el siguiente paso será la sustitución de contadores en otros centros educativos y deportivos y en parques y jardines.

Merino ha explicado que el sistema de alertas que permite la monotorización del consumo ha permitido detectar cuatro averías en los tres meses que lleva implantado, con un ahorro estimado de 180.000 litros mensuales gracias a la detección de pérdida de caudal que no era evidente.