Firma del convenio de cesión de parcelas colaborativas. / EL ADELANTADO

El Ayuntamiento de Segovia cedió este lunes a la Sociedad Pública de Infraestructuras, Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación (Somacyl) de la Junta de Castilla y León una parcela municipal para la construcción de un centenar de viviendas colaborativas en alquiler para jóvenes, una modalidad de alojamiento en la que los residentes comparten zonas y servicios con el resto de los inquilinos, que requerirá una inversión de 13 millones de euros.

El espacio, de alrededor de 6.500 metros cuadrados, está ubicado en la carretera de Valdevilla, junto a la sede del INSS, en el barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia y con él se ampliará sensiblemente el parque de viviendas en régimen de alquiler en Segovia.

El nuevo parque de viviendas está incluido en el Programa de construcción de viviendas de alquiler social en edificios energéticamente eficientes que la Junta pone en marcha en la Comunidad para la ampliación del parque público de viviendas en régimen de alquiler, y se financiarán a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia Next Generation que gestiona la Junta de Castilla y León.

Estas cien viviendas, de las que ya se está redactando el proyecto básico, cuentan cada una con una superficie útil de 60 metros cuadrados, tienen dos dormitorios y dos baños y la promoción de Segovia, en concreto, cuenta también con garajes. Los espacios comunes estarán destinados a lavandería y a ‘coworking’ y además dispondrán de amplias zonas verdes.

La inversión será de 13 millones, de los que 4,7 millones estarán financiados con los fondos europeos y el resto lo aportará la Junta de Castilla y León, a través de Somacyl. Una vez listo el proyecto básico, se licitará el proyecto definitivo y se espera que las viviendas estén listas a finales del 2025.

En presencia del director general de Infraestructuras y Sostenibilidad Ambiental, José Manuel Blázquez, el alcalde de Segovia, José Mazarías, destacó que no sólo es una noticia muy positiva para la ciudad, sino también un punto de partida para corregir una materia “descuidada” en las dos últimas décadas por parte del Consistorio y comenzar a dar respuestas “tangibles” a las “muchas” necesidades existentes en esta materia.