Fachada del Ayuntamiento de Segovia, en la Plaza Mayor de la ciudad. / Rocío Pardos
Publicidad

El equipo de Gobierno cambia de planes y no reincorporará a la totalidad de la plantilla municipal de forma presencial a partir de este lunes. Pese a que en un primer momento la decisión del Servicio de Personal fue la de que todo el personal del Ayuntamiento regresara a sus puestos de trabajo desde el inicio de la nueva normalidad, la negociación mantenida en la Junta de Gobierno culminó con el acuerdo de que un 30% de los empleados siguiese, al menos durante una semana más, trabajando desde sus casas.

“Nos alegramos de esta rectificación. Somos conscientes de que el teletrabajo genera inseguridad porque aún no se sabe cómo supervisarlo, pero utilizado de forma inteligente hace compatible el funcionamiento de los servicios, la conciliación y la salud’, ha indicado San Juan. ‘Además, no podemos olvidar que, aunque las previsiones para el verano son un poco más tranquilizadoras, no se puede bajar la guardia y estos meses son una buena oportunidad para perfeccionar este modelo de trabajo de cara a posibles rebrotes”, ha celebrado el concejal y portavoz de Podemos-Equo, Guillermo San Juan.

“Reincorporar a toda la plantilla suponía un grave riesgo de salud pública y contravenía en buena medida algunas de las directrices establecidas por el Gobierno Central hasta que exista una vacuna para el Covid-19 y la línea de los acuerdos nacionales que se están tomando ya en otras administraciones y que optan por potenciar el teletrabajo”, ha asegurado el concejal morado.

Bajo esta premisa, la formación morada había hecho llegar equipo de Gobierno su propuesta de continuar apostando por el teletrabajo como medida de modernización de la administración y de protección de la salud pública. “Hay servicios que requieren una mayor atención presencial de trabajadores y trabajadoras, pero otros no”, defendió el edil, solicitando que el Consistorio mantuviera una proporción mínima del 20% de trabajo telemático a ampliar hasta el 80% según las circunstancias del trabajador y del propio servicio para reducir riesgos y permitir un funcionamiento normal del servicio.

Para Podemos, la apuesta por el teletrabajo es “una manera de garantizar la estabilidad de la plantilla y retener experiencia en ciertos servicios donde hay interinidades y mucha rotación de personal con lo que conlleva para la gestión de tareas, por ejemplo, el de Urbanismo porque facilita la conciliación familiar y laboral en un momento crítico para todos”. Por eso, el concejal morado ha señalado también la necesidad de que el Ayuntamiento ponga medidas para garantizar este derecho, especialmente de los mayores de 60 años y de las familias con hijos pequeños y dependientes a su cargo.