Fachada de la Escuela Infantil Municipal ‘La Senda’. / KAMARERO

El Ayuntamiento de Segovia asume el incremento del coste del servicio de la Escuela Infantil La Senda y, aunque a priori parece la solución que más se aproxima a lo que quieren las familias de niños matriculados en este centro municipal, la oposición, de Podemos al Partido Popular y Ciudadanos, no ahorra críticas a la gestión de la concejala de Servicios Sociales, Ana Peñalosa.

La edil de IU compareció en rueda de prensa para dar a conocer la medida después de una comisión extraordinaria de Servicios Sociales a petición del PP y antes incluso de informar a las familias que de esta manera no tendrán que afrontar una subida de precios en la cuota por niño matriculado que en algunos casos se acercaba al 50%, sin tener en cuenta aquellas que reciben becas de mayor cuantía.

La concejala argumenta que la situación de incremento de costes se ha generado por un problema administrativo y no político y ha indicado que el cambio de posición respecto a lo anunciado el pasado miércoles, tras reunirse con representantes de las familias afectadas, y cuando avanzó un aumento del porcentaje de la cuota que podría recibir becas, ha sido un nuevo informe técnico que ahora sí da el visto bueno a una partida en el presupuesto municipal de 2022 para asumir el incremento del coste del servicio que ofrece la adjudicataria.

Partido Popular

Desde el Partido Popular, la concejala Azucena Suárez, acompañada por el viceportavoz José Luis Horcajo, ha explicado que lo sucedido con la subida del precio de esta escuela infantil, que ha calificado de “desorbitada”, “tarifazo” o “sablazo”, responde a una mala planificación del equipo de gobierno de PSOE e IU.

La edil popular sostiene que hay una responsabilidad política de la concejala en el problema que están viviendo las familias de los niños y cuestiona la política de conciliación del gobierno municipal “con la que tanto se llenan la boca los partidos de izquierda como si los demás no apostáramos por ella”.

Suárez ha recordado que desde 2019 han pasado por la Junta de Gobierno Local dos estudios de viabilidad de la escuela, el último en marzo, pero no ha llegado a iniciarse el procedimiento de licitación del servicio, que lleva prorrogado dos años.

En el PP consideran inaudito que las familias tuvieran que enfrentarse a la matrícula sin conocer el coste real de las cuotas, porque únicamente se les informó en agosto de “un sensible” aumento del precio.

Incumplimiento del reglamento

No se trata de planificar a base de parches, ni de actuar a posteriori, se trata de anticiparse”, afirma la concejala del PP que además denuncia el incumplimiento del reglamento de funcionamiento de La Senda, que recoge que en el mes de septiembre se debe comunicar la cuota mensual a abonar y, como ejemplo de dejadez, señala que en la web municipal “todavía mantiene los precios antiguos”.

Ciudadanos

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos en el consistorio segoviano, Noemí Otero, ha recalcado que el Ayuntamiento “ocultó siete meses la información sobre la subida del precio de la matrícula de La Senda” y ha relatado “una serie de despropósitos que llevan a una situación de incertidumbre a más de 50 familias afectadas”.

Entre otras consecuencias de lo que considera “total desconocimiento y descontrol”, apunta a retrasos reiterados de la licitación del contrato del servicio, retrasos en la comunicación a las familias de las condiciones económicas y retrasos en la toma de decisiones porque todavía hay cuestiones sin dilucidarse, como la posibilidad de fraccionar el pago que ya se ha cursado a las familias y que en lugar de mensual ha sido trimestral.

Podemos

El portavoz de Podemos, Guillermo San Juan, que al igual que el PP ha utilizado el término “tarifazo” al hablar del incremento de la cuota, ha insistido en que se dé una solución urgente y retroactiva, al tiempo que ha expresado su decepción “con la gestión de la Concejalía de Servicios Sociales”, ya que considera que en este caso ha adolecido de falta de previsión política.

Acusa a la edil de IU de no informar “en tiempo y forma” a las familias y de “no hacer nada” desde el primer momento por incrementar a mayores las becas para resolver el problema al que ahora se enfrentan los usuarios del centro.