Un operario municipal trabaja en el repintado una señal horizontal en Vía Roma. / Kamarero
Publicidad

El Consistorio de la capital ha decidido adelantar este año la campaña de reparación de señales horizontales de la vía pública –generalmente se realiza entre los meses de mayo y octubre por las favorables condiciones meteorológicas–, teniendo en cuenta la significativa reducción del tráfico y la movilidad que ha conllevado la aplicación del estado de alarma decretado por el Gobierno.

Así el equipo de la Concejalía de Seguridad que, en estrecha colaboración con Policía Local, se encarga a lo largo del año de mantener, modificar y reparar la señalización vial –vertical y horizontal- se ha mantenido en activo durante todo el estado de alarma.

La disminución de tráfico está facilitando y agilizando el repintado en las principales vías de la ciudad.

En el listado de actuaciones figura el repintando en color rojo de la línea continua que indica las vías VAP, así como las líneas continuas y discontinuas de color blanco que limitan los carriles, aparcamientos y pasos de peatones. Igualmente, se ha pintado de color blanco la simbología que indica los carriles bici.

También está resultando más fácil delimitar las zonas de las terrazas de los establecimientos de hostelería –actuación que se realiza todos los años- al no estar instaladas como consecuencia del estado excepcional en el que nos encontramos.

Además, se han repuesto y reubicado las señales verticales en la calle José Zorrilla.

El equipo de mantenimiento encargado de estas labores ha repasado la señalización de los pasos de peatones y otras señalizaciones horizontales en barrios como: Nueva Segovia, San José, San Tomás, San Milán, El Salvador, San Lorenzo, Santa Eulalia, El Cristo del Mercado y La Fuentecilla-Puente de Hierro, Madrona, Zamarramala, Fuentemilanos, Revenga, Perogordo y Torredondo.

Han estado y siguen trabajando en las vías principales: la avenida de La Constitución, la carretera de San Rafael, las calles José Zorrilla, Obispo Quesada y Doctor Tapia, el paseo de Conde Sepúlveda, las calles Ezequiel González y 3 de Abril, las avenidas Juan Carlos I y Padre Claret, la calle San Gabriel y la avenida Vía Roma.

También actúa en las calles comprendidas entre la calle José Zorrilla y la avenida de La Constitución, el Camino de la Piedad, en la calle Ezequiel González (desde la rotonda de la estación de autobuses a la rotonda de Cándido), en Las Lastras (las calles comprendidas entre la calle El Clavel a la Amapola), en las calles Jerónimo Aliaga, Santo Tomás, Jardín Botánico, Escultor Marinas, Los Coches, Morillo, Curtidores y La Violeta, así como desde la rotonda de Valdevilla hasta la rotonda de la antigua Choricera, en el vial del AVE, la estación de Renfe y desde la rotonda del hospital general hasta la residencia asistida.

Además se repinta, se lleva a cabo dos veces al año por tener un pavimento de adoquín, la zona de la plaza de La Universidad, la avenida Padre Claret desde la rotonda de Dionisio Duque hasta la plaza de la Artillería, la propia plaza y todo el Casco Histórico, unos trabajos que habitualmente se hacen por la noche.

En estos trabajos se emplean pinturas acrílicas al disolvente o dos componentes en frío, a los que se les añaden esferas de vidrio para lograr una mayor reflectabilidad así como antideslizantes tipo arenas silíceas que deja en las marcas viales una superficie áspera tipo lija.