El concejal y un técnico de Medio Ambiente han recibido nuevas demandas de los vecinos de Zamarramala. / E. A.
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia ha finalizado recientemente los trabajos de acondicionamiento de un terreno en Zamarramala que podrá ser utilizado ahora como parque y que era una propuesta vecinal incluida en los Presupuestos Participativos del Consistorio del año pasado.

Con esta intervención, llevada a cabo a lo largo del pasado mes de julio, se ha recuperado un espacio para la ciudadanía y el alumnado del colegio de este barrio incorporado al municipio de Segovia.

La Concejalía de Medio Ambiente ha explicado que los trabajos de acondicionamiento han consistido en el cercado y ajardinamiento del terreno situado también junto a un parque biosaludable con aparatos para la utilización por parte de adultos y una buena forma de que las personas mayores realicen ejercicios siguiendo pautas seguras.

La iniciativa de los vecinos, votada en la convocatoria de Presupuestos Participativos de 2019, tenía por finalidad recuperar una zona degradada y crear un espacio verde para uso y disfrute del vecindario.

El concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, junto a técnicos del área, ha visitado la zona con representantes de la asociación de vecinos y de la junta vecinal de Zamarramala para explicarles los detalles de la intervención. Además los vecinos y vecinas aportaron algunas propuestas para este y otros espacios, cuya futura ejecución está siendo estudiada por los responsables municipales.

El terreno en el que se ha intervenido estaba deteriorado por el paso y eventual parada de vehículos a motor, así como por unas excavaciones en roca efectuadas años atrás que dejaron al descubierto la capa más dura del suelo inmediato. Con el fin de solucionar estas deficiencias, la Concejalía ha realizado varias intervenciones para devolver a este espacio un aspecto natural, vegetado e integrado en el entorno.

Tras una excavación mecánica, se estableció tierra vegetal fertilizada en el terreno y se sembró césped, y se ha añadido una instalación de boca de riego. Además se ha remodelado y reinstalado el cerramiento vallado de madera, con el fin de impedir el paso de vehículos y garantizar la seguridad de las personas que estén en la zona, ya que el espacio se encuentra entre dos carreteras.

Con esta intervención, se da respuesta a una antigua demanda del barrio y se recupera un espacio para que sea utilizado por sus habitantes, incluido el alumnado del colegio.