Mesas y sillas de una de las terrazas de la Plaza Mayor, recogidas durante el confinamiento. / Kamarero
Publicidad

Si finalmente la capital pasa el próximo lunes a la fase 1 de la desescalada de medidas implementadas como respuesta a la pandemia coronavirus, no será extraño ver cómo algunas de las terrazas más representativas de la ciudad amplían su superficie para acoger con toda la seguridad posible a los clientes que, después de más de dos meses, regresen a los bares de Segovia. Es, al menos, lo que se deduce de la postura municipal, expresada este lunes por la alcaldesa, Clara Luquero.

El Ayuntamiento se muestra dispuesto a, “en la medida de los posible”, acceder a las peticiones de los hosteleros que han mostrado su interés por ampliar la superficie de sus terrazas, ante la posible apertura y la exigencia de reducir su capacidad al 50% de la clientela.

En total, son 46 los establecimientos hosteleros que así se han pronunciado; locales de prácticamente toda la ciudad y que abarcan desde la Plaza Mayor o la avenida del Acueducto, al paseo de Conde Sepúlveda, la calle de José Zorrilla, o zonas alejadas del centro como Nueva Segovia o La Albuera.

“Tenemos la mejor disposición para ofrecer esa ampliación siempre que sea posible, pero tenemos que tener espacio. No podemos caer en inseguridades, ni poner a las personas que están disfrutando de una terraza en plena calzada, donde podemos tener un accidente de tráfico y demás. Nuestra intención es colaborar en una situación que es difícil para todos, pero siempre respetando unos límites espaciales y de seguridad que hay que tener en cuenta. En algunos casos será posible esa ampliación y en otros no”, ha expresado la regidora.

Para ello, ya desde hace días, la Concejalía de Obras y Servicios, con su responsable, Miguel Merino, al frente, ha venido manteniendo contactos con los hosteleros, con el fin de conocer qué posibilidades hay en cada uno de los casos.