Los técnicos tuvieron que resolver problemas técnicos detectados tras su puesta en servicio. / KAMARERO
Publicidad

Un nuevo “avatar” a los que la alcaldesa Clara Luquero aludía en la inauguración del ascensor instalado en la calle Gascos se sumó ayer a los registrados durante una obra largamente esperada por los vecinos de San Lorenzo que tan sólo unas pocas horas después de ser oficialmente puesto en servicio comenzó a dar problemas.

Así, durante la tarde del miércoles y algunas horas de ayer, el ascensor no pudo ofrecer su servicio a los ciudadanos al no funcionar, tal y como podía leerse en los carteles informativos que anunciaban esta desagradable novedad a los posibles usuarios.

Desde el Ayuntamiento, fuentes municipales justificaban estas anomalías por el “desajuste” entre la empresa constructora del ascensor y la que llevará a cabo el mantenimiento del servicio, que en las últimas horas han llevado a cabo la “unificación de criterios” a la hora de ajustar el mecanismo del ascensor.

De este modo, reconocieron que el ascensor dejó de funcionar en “momentos puntuales”, y señalaron que en sus primeras 24 horas a disposición de los ciudadanos, ha sido utilizado por un total de 2.078 usuarios en viajes de subida y bajada.

Por su parte, el portavoz del grupo Popular en el Ayuntamiento, Pablo Pérez Coronado, hizo público ayer un vídeo en sus redes sociales junto al recién inaugurado ascensor para anunciar que su grupo exigirá al equipo de Gobierno explicaciones por este problema, y acusó al concejal de Obras Miguel Merino de “faltar a la verdad” en cuanto al número de usuarios, señalando que “no hace falta que mienta para decir que es un buen proyecto”.

Asimismo, reclamará que el cubículo del ascensor cuente con las medidas de higiene precisas para evitar cualquier problema “en un espacio tan reducido”.