Publicidad

El Consejo de Gobierno ha aprobado la concesión de una subvención al Ayuntamiento de Segovia por importe de 1.099.599 euros para cofinanciar las obras de la tercera fase del Área de Regeneración Urbana, ARU, de los barrios San José Obrero y el Palo-Mirasierra. Las obras incluyen la rehabilitación de 100 viviendas y la reurbanización y renovación de infraestructuras urbanas en las calles Tomasa de la Iglesia, París y Viena. El coste total de las obras de esta tercera fase es de 1.879.490 euros, y estará financiado por las tres administraciones, estatal, autonómica -cuya subvención conjunta ha sido aprobada hoy- y municipal, y por los propios particulares.

El área de regeneración se encuentra situada en la zona sureste de la ciudad y el conjunto está constituido por dos barrios: San José Obrero al oeste, y El Palo Mirasierra al este, separados ambos por la carretera de Valdevilla. El primero, el barrio de San José Obrero, es el resultado de tres promociones públicas de viviendas realizadas por la Obra Sindical del Hogar y por el Instituto Nacional de la Viviendas entre 1950 y 1956, en bloques de hasta cinco o seis plantas sin ascensor, y con superficies de vivienda de 60 metros cuadrados. El segundo, el barrio de El Palo Mirasierra, está formado por tres grupos similares de viviendas construidos en los años 60 y 70, caracterizados por la baja calidad constructiva y la inadecuada accesibilidad.

La intervención en el Área se remonta al año 2009 y desde entonces se han recuperado un total de 416 viviendas, con una inversión de 5.043.726 euros, de los que 1,1 han sido aportaciones de la Junta de Castilla y León.

La subvención aprobada hoy, con presupuesto estatal y autonómico, prevé la rehabilitación de 100 viviendas, con un coste total de 1.879.490 euros, cuya financiación se complementa con la aportación del Ayuntamiento de Segovia cifrada en 614.810,48 euros, la del Gobierno central de 187.049,47 euros  y las aportaciones de los particulares de 165.080,10 euros.

El Grupo Municipal del PP  ha pedido  al gobierno de Clara Luquero agilidad tanto en la convocatoria como en la tramitación de las ayudas para el desarrollo de esta tercera fase. En una nota de prensa, el portavoz Pablo Pérez señala que esta agilidad “es básica para poder cumplir con los plazos marcados y los objetivos del programa y para que no se pierdan las ayudas. No queremos que se deje de invertir dinero y con ello que se queden proyectos sin llevar a cabo, tal y como ha ocurrido en otras ocasiones”.

Los populares no sólo piden diligencia en la tramitación sino también que se vuelva a habilitar una oficina específica para ello y se la dote con los medios necesarios. “Si hay personas dedicadas exclusivamente a gestionar el ARU, a resolver las dudas que puedan tener los vecinos o indicarles cómo deben solicitar estas ayudas, en qué van a consistir o lo que van a suponer, el funcionamiento del ARU será mucho más efectivo”, indicó Pablo Pérez.