40 1 jeny gorman WEB
Los trabajos de los dos artistas sobre espacios ajardinados pueden verse en el Museo Esteban Vicente y en el Parrish Art Museum de Nueva York.

Una exposición de arte puede verse de manera simultánea en dos museos ubicados a ambos lados del Atlántico. Se trata de ‘A la luz del jardín. Sorolla – Vicente’, un proyecto inaugurado el domingo en Parrish Art Museum de Water Mill, en Nueva York, sumándose así a la muestra que actualmente se encuentra en el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia.

Bajo el nombre ‘In the light of the garden. Sorolla – Vicente’, la exposición neoyorquina incluye 73 obras, ocho de las cuales pertenecen al destacado representante del naturalismo y luminismo español, Joaquín Sorolla y fueron trasladados desde el Museo Sorolla y el Museo Carmen Thyssen. Por su parte, los lienzos del artista tureganense Esteban Vicente, integrante de la Escuela de Nueva York del Expresionismo Abstracto Americano, proceden de préstamos de colecciones privadas y públicas de EE. UU., así como de The Harriet and Esteban Vicente Foundation.

Desde la organización destacaron que todas las obras de Vicente que se exhibirán fueron pintadas con la misma luz y atmósfera que rodea al Parrish Art Museum, en el estudio que poseía cerca de la pinacoteca.

Un ambiente que influyó en su estilo de pintura, haciéndolo más abierto, más libre y desapareciendo todo elemento superfluo en pro de la captación de la esencia de la pintura. Esto debido a que el artista creía que el arte solo es posible a partir de una relación estrecha con la naturaleza y encuentra, en el cultivo de las flores, la mayor inspiración de todas.

La directora del museo segoviano, Ana Doldán de Cáceres, explicó que “aunque con distinta selección de obras, la tesis curatorial se mantiene intacta”. Ambas muestras exploran la relación de las obras de Esteban Vicente con el jardín que él mismo cultivó, desde 1964, en Bridgehampton, Long Island, y, al mismo tiempo, se hace eco de la tradición surgida a finales del siglo XIX en la que varios artistas no solo pintaron jardines, sino que crearon el suyo propio, lo cuidaron y lo convirtieron en su principal fuente de inspiración.

El máximo exponente en España de esta tradición lo encontramos en Joaquín Sorolla. Aunque pertenecieron a momentos distintos, existe un nexo común en la esencia de su pintura. Luz, color, y atmósfera se dan cita en las salas, así como las gráciles manchas con las que ambos detuvieron el tiempo de su naturaleza creada”.

El presidente de The Harriet and Esteban Vicente Foundation, Andrew Stein, recordó los momentos que pasó en casa de Vicente y su esposa y manifestó que “al estar con ellos en Bridgehampton, resultaba muy evidente que el jardín era un símbolo de su profundo vínculo y cariño mutuo”.

La historia de amor especial de Harriet y Esteban quedó plasmada a través de la brillantez de sus pinturas y los comparte con las obras de Joaquín Sorolla, con “quien este tema despierta ecos muy claros y evidentes a través de sus obras comparativas de jardines y el amor por su esposa Clotilde”, destacó Stein.

Por su parte, la, chief curator de el Parrish Art Museum, Alicia Longwell recordó que el matrimonio Esteban establecieron una larga y fructífera relación con el Parrish Art Museum, donde se presentó el trabajo de Vicente en sucesivas exposiciones y se publicaron varios catálogos. Consolidó su posición como uno de los grandes artistas del siglo XX al incorporar una cantidad importante de sus obras a la colección permanente del Museo.

La exposición reúne una gran cantidad de pinturas, dibujos, y collages vinculados a su jardín. “Queremos agradecer al Museo Esteban Vicente la interesante mirada hacia su compatriota, el gran maestro español Joaquín Sorolla, a partir de la afinidad de ambos artistas por pintar sus jardines”, resumió Longwell.

La exposición ‘A la luz del jardín. Sorolla – Vicente’ en Segovia continua abierta de manera gratuita hasta el 2 de octubre en el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, mientras que la exposición espejo en el Parrish Art Museum de Nueva York se puede visitar hasta el 16 de octubre.