Luis Bartolomé Herrero compagina su faceta como actor y director de teatro con la docencia. / E.A.
Luis Bartolomé Herrero compagina su faceta como actor y director de teatro con la docencia. / E.A.

Siendo apenas un niño, ya encontró la vía que le permitía expresar de la mejor forma posible lo que quiere transmitir al mundo. El teatro es un arte. Y, como tal, es lo que distingue a los seres humanos. “Somos capaces de transmitir, en cuanto somos capaces de concebir el arte”, asegura el segoviano Luis Bartolomé Herrero. Lleva más de dos décadas vinculado a este mundo. Hace unos días, recibió el Premio Hispanoamericano de Dramaturgia para las Nuevas Infancias 2021, por la obra ‘Rilar no ayuda, pero advierte’: ha sido el único ganador español del certamen. Esto supuso una “gran ilusión”. No solo porque es el primer galardón internacional que logra. Sino, sobre todo, porque confirma que la estética de dramaturgia que se está realizando ahora en España, a su juicio, tiene continuidad en el extranjero.

Cuando estudiaba Secundaria, Bartolomé se unió al grupo de teatro del Colegio Claret. De ahí pasó a la Universidad Complutense de Madrid, donde cursó Filología Hispánica. Lo hizo movido por su pasión por la literatura. Dentro de esta, siempre había sido el teatro “la parte a la que más tiempo dedicaba”. Cree que, gracias al Ayuntamiento de Segovia y a la Diputación Provincial, puede escribir, actuar y dirigir. “Son las dos instituciones que nos han permitido mantenernos vivos a través de las diferentes muestras y representaciones que organizan”, cuenta.

Durante su etapa universitaria, se unió a la ‘Asociación de Estudiantes Universitarios Horizonte Cultural’, cuyo objetivo era facilitar el transporte en autobús a los jóvenes segovianos hasta Madrid y Valladolid para que pudieran estudiar. De esta entidad surgió un grupo de teatro con el que Bartolomé dio comienzo a su andadura artística. Poco después, nació su actual compañía, ‘Catarsis Teatro’.

El segoviano tiene “dos profesiones”: es profesor de Bachillerato Internacional en Madrid. Pero nunca ha descuidado su “parte” artística. En noviembre del pasado año, estrenó su último proyecto en el Juan Bravo, como parte de la Muestra Provincial de Teatro. Ejerció de dramaturgo y director. En cambio, en la obra que presentará en la Muestra de este año será el protagonista.

Como dramaturgo, trata de abordar cuestiones que no es “capaz” de responder. En ‘Rilar no ayuda, pero advierte’, planteaba cómo la dificultad que supone el haber tomado una decisión errónea en el pasado, “lo que es una tragedia”, puede ser solucionada. No es pesimista. De hecho, es una comedia. Son cuestiones que surgen en la vida. A las que hay que saber sobreponerse. “Este planteamiento no tiene una respuesta”, explica. El segoviano no realiza un “teatro de respuestas”. No busca una tesis. Ni convencer a nadie.

Bartolomé también forma parte de un proyecto que pretende vincular la enseñanza del español con el teatro contemporáneo. Critica que “apenas” hay libros de teatro para la infancia y la juventud orientados al español como lengua extranjera. De ahí que, junto con la cooperativa educativa GSD y Anaya, planteara la creación de dos libros que cumplen con esas características. Él se encargó de coordinar la iniciativa.

Y es que su objetivo como profesor es enseñar y divulgar el español. Sin descuidar el teatro. Para difundir a través de él la cultura, sobre todo, por la provincia de Segovia. Para ello, seguirá escribiendo nuevas obras. Este es el “vehículo” en el que mejor se expresa. Es así como logra transmitir sus ideas al mundo.