La artista venezolana durante un momento de la creacion de una de sus obras
La artista venezolana Amalfy Fuenmayor, durante un momento de la creación de una de sus obras. / EL ADELANTADO

Libros intervenidos, Fridakahlos bordadas o mariposas cazadas. Son algunas de las obras que conforman la exposición ‘Vuelta de Tuerca’ de Amalfy Fuenmayor Noriega en la Biblioteca del Campus ‘María Zambrano’ de la UVa en Segovia. En ellas, Amalfy da puntadas con el hilo de su arte que logran coser las heridas de las violencias de género y darles la vuelta. La muestra podrá contemplarse en la biblioteca del Campus hasta el próximo día 23 de noviembre.

En ‘Vuelta de Tuerca’, Amalfy presenta un trabajo muy contemporáneo, en el que no hay límites entre lo pictórico y lo escultórico, lo académico y el arte de la calle, donde reivindica la costura y el bordado y el uso de elementos extrapictóricos desde una nueva perspectiva y nos enfrenta a los estereotipos socioculturales que discriminan a la mujer por su sexo o su edad o las labores que realiza.

Doctora den Derechos Humanos por la Universidad de Salamanca, Amalfy Fuenmayor ha recibido clases de arte con el armado artista japonés Muraoka. De hecho, ha realizado varias exposiciones colectivas e individuales en galerías y museos de Venezuela, Estados Unidos, España, Francia y Japón. En este último país ha sido profesora en las universidades de Fukuoka y Kuyshu Sangyo Daigaku.

La exposición que puede verse estos días la integran varias colecciones. Por un lado, la serie ‘presuntas contagiadas’ está formada por un conjunto de mascarillas intervenidas, realizadas durante el confinamiento, nacidas fruto de su experiencia en una residencia de ancianos en el punto más álgido de la pandemia y como madre de un chico con autismo. Los ‘Descatalogados’ es el título de una serie de libros intervenidos ya sea en su contenido, estableciendo un diálogo con el texto del autor, aprovechando las imágenes ya impresas o solo interviniendo sus tapas.

La instalación ‘bosa, bosa’, que significa ‘victoria’ en fula, lengua hablada en África occidental por la etnia fulani, es el grito de los inmigrantes que expresaban su alegría por haber conseguido abandonar Marruecos y seguir su ruta europea. Esta instalación inspirada en Las lágrimas de África, donde participaron cien artistas que muestra la valla de Melilla desde un campo de golf. Una exposición original y distinta.