Fachada principal del Archivo de la Catedral. / Kamarero
Publicidad

Con la restauración de Ia diócesis de Segovia el 25 de enero de 1120 se crea el Archivo de la Catedral de Segovia, memoria del Cabildo catedralicio, y en parte, historia de la diócesis y provincia de Segovia. El archivo capitular ha custodiado desde entonces los documentos más importantes de la antigua Catedral de Santa María, y de la actual Catedral de la Asunción y San Frutos. Cuenta con el documento más antiguo de la ciudad, del año 1115, una carta de donación del conde Pedro Ansúrez. Nueve siglos de historia eclesiástica y civil, con una riqueza documental en parte estudiada y catalogada, pero llamada a aportar todavía un conocimiento más extenso sobre el pasado de Segovia.

En el siglo XVI sus fondos se trasladarían de las inmediaciones del Alcázar, donde existían la anterior catedral y su obispado, hasta la nueva catedral. Hasta 1975, en que se inauguraron las actuales instalaciones del archivo, la documentación estaba en la llamada Librería, encima de la Sala Capitular. Recientemente, en el 2016 se instaló un nuevo sistema de prevención de incendios en las salas de los fondos de documentación; y se trabaja en la realización de carpetas con papel no ácido, y sujetando los sellos, de los numerosos pergaminos con que cuenta, tarea artesanal que contribuye a la mejor conservación de este legado.

El conjunto de documentación del archivo, es de 400 metros lineales, y se puede agrupar en tres secciones: archivo, biblioteca y archivo musical.

En la primera sección, la de archivo, contamos con: pergaminos del siglo XII al XVII. Hay 716, que abarcan bulas papales, privilegios reales, documentos rodados, cartas de compra y venta, censos, y otros. También tiene documentación suelta, en 1.124 cajas, entre los siglos XIII al XX. Su contenido es de contratos, facturas, testamentos, correspondencia, etc. Luego viene el capítulo de los registros que van desde s. XIV al s. XX: actas capitulares, mayordomías (vestuario, común, pitanzas, horas, reparticiones, mozos de coro y capilla, labores, fábrica, pobres y obras pías, reverende), diezmos. Por último, el material cartográfico. Se trata de 90 planos y trazas de retablos, pavimentación, órganos. Destaca la traza de Juan Gil de Ontañón al inicio de las obras de la actual catedral.

La segunda sección, la biblioteca, contiene: 214 códices, desde el s. XIII al XV, de las materias más diversas: literatura, historia, medicina, ciencias, clásicos, filosofía, derecho canónico y teología. Destacan la Biblia del s. XIII, o la copia en castellano de uno de los ocho libros perdidos de astronomía de Alfonso X el Sabio. Estos códices están microfilmados por el Archivo Histórico Nacional. Comprende asimismo 37 manuscritos de los siglos XVI-XIX, también microfilmados. De los 534 incunables que posee el archivo, sobresale el Sinodal de Aguilafuente (1472), primer libro impreso en España del que sólo, por el momento, queda este ejemplar. Los incunables de esta colección se imprimieron en Italia, Alemania, Bélgica y España. Hay que añadir en esta sección los Libros e impresos, que van desde el s. XV a la actualidad; y La Colección de Tomas Baeza González, que recoge la biblioteca de este erudito eclesiástico, en la que se encentra una amplia información escrita de la Segovia decimonónica.

Y llegamos a la tercera sección, el Archivo musical, que posee 89 fragmentos, desde el s. XII, de música medieval y renacentista. En esta sección destaca el Cancionero de la Catedral de Segovia: con 204 obras de música europea y española de la época de los Reyes Católicos, bastantes sólo se encuentran en él. Las composiciones vocales son de tema religioso y profano, multilingüe, polifónicas. Para la liturgia catedralicia se adquirieron 82 Libros de Coro de los siglos XVI al XIX, y 15 cantorales de polifonía sobre todo de compositores españoles. El archivo custodia cerca de 5.400 partituras sobre todo de maestros de capilla (4.515 catalogadas), sin contar los textos habitualmente cantados de la Misa y del Oficio Divino (salmos, antífonas, etc), desde el s. XVII hasta la actualidad. Entre los compositores destacan Miguel de Irizar (1635- c. 1674), Jerónimo de Carrión (c. 1666-1721) y Juan Montón y Mallén (+1781).

Como instrumentos de trabajo en el archivo destacamos las siguientes obras:

— BAEZA GONZÁLEZ, T. s.a., Catalog° de las colecciones segovianas de D. Tomás Baeza González, en 12 de agosto de 1890. s.l.

— VALVERDE DEL BARRIO, C., Catalog° de incurables y libros rams de la Santa Iglesia Catedral de Segovia, Segovia 1930.

— SANZ y SANZ, H., XXV Exposition de Arte Antiguo. Cantorales a Libros de coro, en Estudios Segovianos 71-72 (1972) 209-226.

— SERVICIO NACIONAL DE MICROFILM, lnventario de codices y documentos mkrofilmados (1964-1974), Madrid 1975 (catalog° archivo).

— SANZ y SANZ, H., Privilegios reales y viejos documentos de Segovia, Madrid 1977.

— CENTRO NACIONAL DE CONSERVACIÓN MICROFILMACIÓN DOCUMENTAL Y BIBLIOGRAFICA, Inventario de car/ices y documentos microfilmados (1975-1979), Madrid 1981 (catalogo musical).

— SANZ y SANZ, H., Tesoros bibliográficos de la Catedral de Segovia, Segovia 1986.

— SANZ y SANZ, H., Catalog° de la Colección Diplomática Medieval (1115-1500) del Archly° Catedralicio de Segovia, Segovia 1988.

— LÓPEZ- CALO, J., La Masica en la Catedral de Segovia, 2 vols., Segovia 1989.

— LÓPEZ- CALO, J., Documentario Musical de la Catedral de Segovia, I. Actas Capitulares, Santiago de Compostela 1990.

— VILLAR GARCIA, L.M., Documentación medieval de la Catedral de Segovia (1115-1300), Salamanca 1990.

— BARTOLOMÉ HERRERO, B., Catalog° de los documentos medievales relativos a los obispos de Segovia y a las instituciones eclesiásticas de la ciudad (1107-1398), en Anthologica Annua 50 (2003) 417-767.

— RUIZ HERNANDO, J.A., Las trazas de la Catedral de Segovia, Segovia 2003.

— RUIZ TORRES, S., La monodia litargica entre los siglos XV y XIX. Tradition, transmisian y praxis musical a troves del estudio de los libros de coro de la catedral de Segovia, Madrid 2012 (tesis de doctorado).