Accidente laboral burgalesa de Gonvarri 78
El 2021 registró un total de 2.119 accidentes de trabajo en la provincia, un 8,11% más en 2020. / ICAL

Los accidentes de trabajo aumentaron en 2021 en la provincia respecto a los registrados en el año 2020. Este incremento de la siniestralidad laboral está íntimamente relacionada con la reactivación económica, proceso que continúa con su consolidación tras la paralización provocada por la aparición del coronavirus.

Tras sumar los datos de diciembre, el año 2021 cerró con un total de 2.119 accidentes laborales, una cifra que supera en un 8,11% los 1.960 percances ocurridos durante 2020. De ellos, 1.969 acaecieron durante la jornada de trabajo mientras 150 se produjeron in itinere (es decir, el accidente sufrido por el empleado está motivado por el desplazamiento que se origina al ir o al volver del lugar de trabajo).

A pesar de este importante incremento, los números de accidentes de trabajo de 2021 se han mantenido por debajo de los remitidos en 2019, cuando se registraron en la provincia 2.347 siniestros ligados al empleo.

La legislación determina que “un accidente de trabajo es toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena” (art. 115 LGSS), esta definición sigue siendo válida para contar los accidentes de trabajo, pero con la aprobación de la ley 20/2007 los trabajadores autónomos sí tienen derecho a las prestaciones por contingencia profesionales.

Si se suma los accidentes que no supusieron baja, la provincia eleva la cifra de siniestralidad laboral hasta 4.310. De ellos, un total de 2.119 precisaron de baja médica, mientras 2.191 concluyeron sin la necesidad de otorgarla. De todos ellos, solo uno, ocurrido in itinere, resultó en la muerte del trabajador. Esta cifra reduce los datos de 2020 en un 83,33%, cuando seis trabajadores murieron en la provincia de Segovia.

Los datos de mortalidad laboral de 2020 son muy parecidos a los obtenidos en 2019, cuando murieron siete trabajadores. Esta comparativa es sorprendente, ya que la caída de la actividad por la aparición del coronavirus no evitó la muerte de un gran número de trabajadores, mientras que en un 2021 con la economía más reactivada sí se han rebajado drásticamente estos valores de mortandad.

Aunque quede fuera de este estudio, cabe destacar el mal inicio de año de la provincia en este aspecto, ya que el 20 de enero se registró la primera muerte ligada al empleo de 2022 cuando un trabajador murió en una industria agrícola de Vallelado.

Sobre el resto de accidentes laborales, 2.102 fueron considerados como leves, incluidos los surgidos in itinere, cifra que aumenta un 8,02% los remitidos en 2020.

Peores porcentajes de crecimiento reflejan los accidentes catalogados como graves, que se duplicaron respecto a 2020. De esta forma, el año 2021 contabilizó 16 siniestros de esta importancia, por ocho de su parcial precedente.

UGT Segovia reclamó que la actividad preventiva sea más real que formal, que la integración de la prevención de riesgos sea efectiva en la gestión diaria de la empresa y que haya una implicación y sensibilización de los riesgos psicosociales. “Por eso se tiene que recuperar inversiones, repensar el modelo preventivo y reforzar los mecanismos de asesoramiento, control e inspección”.

Queremos que se incluya la covid-19 como enfermedad profesional, y que se haga extensivo a distintos colectivos que han sido expuestos al covid-19”, aclaran sobre los efectos de la pandemia.

Desde CCOO Segovia señalan que estas cifras evidencian una siniestralidad que tiene su origen en la ineficacia o inexistencia de las condiciones de seguridad mínimas. En palabras de Alejandro Blazquez, secretario provincial del sindicato en la provincia, “es determinante acabar con esta lacra. Para ello debe existir un compromiso firme por parte de los empresarios con la seguridad y la salud de las personas trabajadoras, así como con una adecuada y estricta vigilancia del cumplimiento de la normativa por parte de las diferentes administraciones y organismos con competencias en prevención de riesgos laborales”, remarcó.

Desde CCOO exigimos a las empresas el estricto cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que es una normativa clara y garante en prevención, para que ningún trabajador o trabajadora pierda la vida en accidente de trabajo”, recuerdan.

El sindicato demanda poner encima de la mesa esta “siniestra realidad” con políticas activas de verdad en la lucha contra la siniestralidad laboral asentadas mediante una formación e información específica y adecuada a la realidad de los trabajadores y las trabajadoras en cada centro de trabajo. “Son necesarios más recursos en la lucha contra la siniestralidad laboral, más inspecciones y más sanciones, para que los empresarios negligentes no tengan la percepción de que su irresponsabilidad pueda quedar impune”, concluyó Blazquez.

CUADRO SERGIO web
Accidentes laborales repartidos por gravedad y sectores. / Fuente: CCOO Segovia

Por sectores

Los servicios obtienen los peores datos

El sector servicios es el que peores datos obtiene de todo el informe provincial, encabezando tanto el número de siniestros acontecidos como el porcentaje de aumento interanual. Así, este sector acumula casi la mitad de la siniestralidad laboral de Segovia, al contabilizar 1.015 accidentes durante 2021, un 22% más que los 832 que se dieron en 2020.

La industria mantiene sus números

El sector industrial es el que menores cambios remite respecto a 2020 en cuanto a siniestralidad laboral. Las cifras advierten de un pequeño descenso, pero sigue siendo el segundo escenario con más accidentes registrados. De esta forma, la industria contabilizó 496 accidentes de trabajo, un 2,55% menos de los 509 que se registraron en 2020.

Menos siniestros en el sector agrario

El sector agrario se anota el mayor descenso interanual de siniestralidad laboral. Por número, es el tercero donde más accidentes se dan y también el único donde no se reveló ninguna enfermedad profesional durante 2021. Los accidentes de trabajo en este sector se situaron en 247, un 11,79% menos que los acontecidos en 2020, cuando se remitieron 280.

La construcción se anota una leve rebaja

El sector de la construcción es el que menos siniestralidad laboral presenta en la provincia. Además, durante el último parcial, rebajó levemente sus cifras. De esta forma, la construcción contabilizó un total de 211 accidentes de trabajo durante el año recién concluido, un 6,64% menos que los 226 que se remitieron en 2020.