Instalación de la gran esfera de luces blancas y rojas. / Kamarero

El inicio de la instalación del alumbrado ornamental navideño con una gran esfera luminosa en la plaza de la Artillería, junto al Acueducto, ha prendido la mecha de la polémica en redes sociales, grupos de WhatsApp, así como en comercios y establecimientos de hostelería entre quienes consideran que se trata de un gasto inútil y que la partida podría derivarse a los sectores económicos más afectados por la crisis sanitaria y económica y entre los que defienden su función.

Entre estos últimos se encuentra el portavoz de Izquierda Unida y concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento, Ángel Galindo, que aunque reconoce el debate y que “hay quien dice que se podía destinar el dinero directamente al comercio”, añade que, en su opinión, esa no es la solución y no cree que sea la opinión mayoritaria en el sector.

Como se recordará, la alcaldesa, Clara Luquero, informó el 22 de octubre de que el Ayuntamiento asumirá este año en solitario el coste de instalación y de gasto energético del alumbrado navideño. La primera fue adjudicada el año pasado a la empresa Carmelo Plaza S.L. para dos campañas.

Luquero explicó que en Segovia tradicionalmente los establecimientos de las zonas comerciales de la ciudad han contribuido al pago del 50% del alquiler de los arcos de luces con que se adornan determinadas calles y plaza de la capital pero en esta ocasión, debido a la crisis económica motivada por la pandemia, el equipo de gobierno municipal ha decidido no contar con esa contribución económica y hacer frente al gasto con el presupuesto municipal, un trámite que ya está en marcha, según ha puntualizado.

El alumbrado navideño seguirá este año la pauta de los anteriores y el importe del contrato con Carmelo Plaza asciende a 48.823 euros.

Galindo considera que no se trata de un coste excesivo, “siempre ha sido modesto en Segovia y creo que es bueno que sea así. No estamos en este momento para grandes parafernalias en luces de Navidad y menos este año”.

En cualquier caso defiende la permanencia del alumbrado navideño, no solo por la existencia del contrato, sino porque contribuye a hacer más atractiva la campaña de compras, genera ambiente navideño y que la gente acuda a las calles comerciales, sostiene.

En definitiva, cree que favorecerá al comercio local al animar a las compras y hace referencia a otras líneas de ayudas desde el Ayuntamiento como la campaña de bonos que finalizó el pasado día 31 y que ha sido criticada por la oposición municipal de PP y Ciudadanos.

Entre los comentarios más repetidos en redes sociales se encuentra la circunstancia actual del toque de queda o el cierre de establecimientos de hostelería desde el fin de semana, como razones en contra del alumbrado navideño pero sobre todo la posibilidad de destinar la partida a otras cuestiones menos lúdicas o a sectores y colectivos afectados por la pandemia. Por contra, sus defensores indican sobre todo que las luces navideñas pueden transmitir positividad en un año tan duro.