Navidad Seminario Belen Inauguracion KAM2384
Varias personas observan con atención el belén monumental ubicado en el Seminario, que recrea edificios, ruinas y parajes cercanos al transcurso del río Duratón. / KAMARERO

Nadie podría imaginar que cabría la posibilidad de disfrutar en la ciudad de Segovia de un paseo por las orillas del río Duratón. Sin embargo, el belén monumental ubicado en el claustro del Seminario Diocesano brinda la oportunidad de hacerlo. Ciertamente, los 40 metros cuadrados que ocupa la recreación del acontecimiento navideño trasladarán a los espectadores a lugares conocidos y desconocidos de este paraje segoviano. Todo eso sin olvidar la “sorpresa final que alberga”, define Francisco Jimeno, vicario de Pastoral y, a su vez, impulsor y creador de este belén.

“Los belenes son una de las razones de mi vocación a Dios”, asegura Jimeno. Precisamente, su admiración y pasión por el belenismo empezó hace tiempo. En concreto, recuerda sus inicios “en este mundo” durante su etapa como párroco en Cantalejo, donde participaba en el montaje del nacimiento en la iglesia. A partir de eso, su ambición crece cada año y, antes de acabar la Navidad, ya tiene pensada la idea para el belén del siguiente año. En este caso, su inspiración ha sido el río Duratón, así como las tierras por las que discurre.

“Se puede decir que en el Duratón nació mi vocación, por lo que siempre me ha rondado en la cabeza la idea de recrearlo en un nacimiento”, afirma, quien ha trabajado durante meses en sus momentos libres para construir cada pieza del belén. Y, al fin, el momento ha llegado este año. Todo con el objetivo de recuperar sus edificios históricos, pero también la cultura religiosa y espiritual que inunda este lugar. De ahí que la muestra se haya nombrado ‘El alma del Duratón’, pues recupera sus ruinas e historia, “las que nunca hay que olvidar”, enuncia.

Precisamente, algunos de los edificios recreados en el belén son la iglesia de El Salvador y la Fuente de la Salud, en Sepúlveda; la muralla de Fuentidueña; el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz, de Sebúlcor; la cueva de los Siete Altares -motivo central que alberga el momento del nacimiento de Cristo-, en Villaseca; la ermita de San Frutos, en las Hoces del Duratón; la ermita del Casuar, en las Hoces del Riaza; las ermitonas de San Miguel de Bernuy; y, por último, un especial enclave: el santuario de la Virgen de la Fuencisla.

Así, más de cien figuras se disponen a lo largo de todo el recorrido, las cuales son obras de belenistas como Mayo Lebrija, Montserrat Ribes, Olot o los Hermanos Cerrada. Una muestra que fue inaugurada y bendecida en la tarde de ayer por el obispo César Franco. De este modo, el belén monumental se abre al público hasta el 9 de enero de 2022 y se podrá visitar de lunes a viernes de 17.30 a 20.30 horas; y los domingos y festivos de 12.00 a 14.00 horas y de 17.30 a 20.30 horas.