Turistas KAM6781
Fila de espera a la puerta de la Casa de la Química para adquirir las entradas de visita al Alcázar. / KAMARERO

El Alcázar de Segovia recibió entre el 26 de marzo, Viernes de Dolores, y el 4 de abril, Domingo de Resurrección, un total de 6.519 visitantes, un 82,5 % menos que en 2019, última Semana Santa en que el Alcázar estuvo abierto antes de la pandemia. Como es habitual, la Semana Santa es uno de los momentos del año en los que el Alcázar de Segovia recibe mayor afluencia de visitantes. Esta tendencia se ha repetido en 2021, si bien con enormes diferencias respecto a Semanas Santas anteriores, causadas por la pandemia, la reducción de aforos y las restricciones a la movilidad.

El Jueves Santo, con 1228 visitantes, fue el día más concurrido, seguido de cerca por el Viernes Santo (1086) y el Sábado Santo (963). Estos dos últimos días estuvieron marcados por la climatología adversa y las lluvias. El descenso medio de las visitas respecto a la última Semana Santa en que el Alcázar abrió sus puertas, la de 2019, fue de un 82,5%, cifra inferior al descenso medio en el periodo enero-marzo de 2021, cuando el descenso respecto al año anterior se situó en un 88,78%.

El Patronato del Alcázar tomó la decisión de mantener abierto el monumento durante todos los días de Semana Santa, tras varios meses en los que sólo estaba disponible para las visitas los fines de semana. Pese a la gran diferencia existente con respecto a las visitas recibidas dos años atrás, el Patronato del Alcázar valora positivamente las cifras de 2021. Se trata de los mejores datos desde el verano de 2020, muy superiores a los registrados durante la campaña navideña. Pese al confinamiento perimetral autonómico, un buen número de castellano y leoneses escogió Segovia como destino de ocio durante la Semana Santa.