Mañueco se reunió ayer en Valladolid con los presidentes provinciales para informarles sobre la negociación./ EFE
Publicidad

El acuerdo de gobierno entre el PP y Ciudadanos para la Junta de Castilla y León permitirá a los populares conservar la presidencia de la comunidad, pero esta victoria pírrica llevará consigo la cesión del gobierno a la formación naranja n algunas alcaldías de capitales de provincia y en diputaciones como Segovia o Burgos.

Sin que haya aún confirmación oficial por ninguna de las dos fuerzas políticas, la cúpula regional del PP mantuvo ayer una reunión con las direcciones provinciales para dar a conocer los acuerdos de gobernabilidad con Ciudadanos, que en un escueto comunicado valoró de forma “muy positiva”

Tras el encuentro, fuentes del partido han reconocido a Efe que las cesiones a Ciudadanos para que accedan a las alcaldías de Burgos y Palencia y a las presidencias de las diputaciones de Burgos y Segovia, a cambio de la Presidencia de la Junta para el PP, han generado malestar entre algunas direcciones provinciales, que sin embargo han aceptado finalmente estos supuestos.

En la reunión, de más de cuatro horas de duración y con la participación del candidato a la Presidencia de la Junta y presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, han analizado la situación creada en Burgos, Palencia y Segovia por el preacuerdo alcanzado con Ciudadanos a nivel nacional.

En estas provincias el PP ha hecho concesiones a Cs en forma de alcaldías de las dos primeras capitales y de presidencias de diputación en el caso burgalés y segoviano, aunque las mismas fuentes no han confirmado que este preacuerdo y sus consecuencias vaya a ser presentado entre hoy y mañana, como inicialmente estaba previsto.

En la reunión han participado además del presidente autonómico del partido los negociadores del PP a nivel autonómico, Raúl de la Hoz y Carlos Fernández Carriedo, junto con el secretario autonómico del PP, Francisco Vázquez, también presidente saliente de la Diputación de Segovia.

El alcalde de Palencia en funciones, Alfonso Polanco; el alcalde de Burgos en funciones; Javier Lacalle; y el presidente de la Diputación de Valladolid en funciones, Jesús Julio Carnero, directamente afectados por el acuerdo, son algunos de los presentes junto con los presidentes provinciales, a excepción del burgalés César Rico y la segoviana Paloma Sanz, que no han acudido por problemas de agenda, según han detallado fuentes del PP.

En el encuentro han acordado que en el ámbito local seguirán negociando los correspondientes programas de gobierno con Ciudadanos, en el marco de las distintas comisiones de negociación, según el comunicado del PP, a través del que ha subrayado que “todos los acuerdos persiguen el objetivo establecido por el PP de Castilla y León en la noche electoral del 26 de mayo: dar estabilidad a esta Comunidad Autónoma, a través de gobiernos moderados de centroderecha”.

De la reunión sólo salió el comunicado antes citado, y el hermetismo y la discrección fueron también imitados por la formación naranja, cuyo responsable a nivel provincial Alfonso Martín aseguró en declaraciones a Radio Segovia desconocer los detalles del acuerdo.