6 1nerea WEB 3
El concejal de Servicios afirma que en Vía Roma conviven hasta tres instalaciones de alumbrado distintas. / Nerea Llorente

El accidente del pasado día 5 que motivó la muerte de un perro en la avenida de la Constitución tras sufrir una descarga eléctrica de una farola en mal estado ha puesto en evidencia que gran parte del alumbrado público de la ciudad está obsoleto. Todos los grupos políticos, incluso el gobierno municipal, están de acuerdo, aunque desde PP y Ciudadanos cargan contra los responsables municipales por lo que consideran “abandono” de servicios básicos de la ciudad como este.

En este sentido, el portavoz del PP, Pablo Pérez, asegura que los concejales de su grupo salieron “más preocupados” que al entrar en la reunión de la Comisión informativa de Urbanismo donde el concejal de Obras, Servicios e Infraestructuras, Miguel Merino, dio cuenta del informe técnico sobre el accidente, que lo desvincula con las obras de renovación de aceras y del nuevo alumbrado de la avenida.

Sin inspección por OCA

El citado informe, según PP y Ciudadanos, indica que sólo el 10% del alumbrado público de la ciudad ha pasado la inspección periódica de instalaciones eléctricas por parte de Organismos de Control Autorizado (OCAS), que por normativa tienen que realizarse cada cinco años o bien cuando se producen circunstancias extraordinarias como accidentes, reformas, etc.

Este alumbrado —por el de la avenida de la Constitución— no la ha pasado nunca, es una falta de diligencia por parte del equipo de gobierno municipal en cuanto a la seguridad del alumbrado”, asegura Pérez, quien recalca que es achacable únicamente al gobierno municipal “y su abandono de la ciudad” y le lleva a preguntarse “qué garantías de seguridad tiene todo el alumbrado público porque precisamente, el que no ha pasado estas inspecciones es el más antiguo y, por lo tanto, el de mayor riesgo para la seguridad de los vecinos”.

Por su parte, Noemí Otero, portavoz de Ciudadanos, recalca que “el 90% del alumbrado público de la ciudad está sin supervisión, actualización o revisión, algo que el Ayuntamiento sí exige a cada uno de los negocios de la ciudad, la inspección OCA cada cinco años. Eso es absolutamente grave”.

Desde la formación naranja sostienen que “después de 18 años de gobierno socialista en la ciudad es lamentable que algunas luminarias estén como están” y critica que el gobierno municipal “continúe sin trabajar en solucionar los problemas de los segovianos, en competencias propias, básicas y prioritarias y en su lugar siga con batallas estériles y proyectos como el CAT”.

También desde la oposición, Guillermo San Juan coincide en que “el fondo del asunto es la finalización de la vida útil de las instalaciones de alumbrado y esto pone sobre la mesa otro elemento y es el déficit acumulado en los dos últimos mandatos municipales, que empezamos a notar ahora cuando la obsolescencia de gran parte de estas instalaciones es evidente y empieza a generar incidentes”.

Modernización

Por su parte, el portavoz de IU, socio en el gobierno municipal, ha recordado que ya desde la oposición su grupo había demandado inversiones en los servicios básicos de los barrios y cree que en la actualidad sí se está trabajando por modernizar, entre otros, el alumbrado público.

Igualmente, el concejal de Servicios, Miguel Merino, admite que la ciudad necesita renovar estas instalaciones y ha recordado que el consistorio ha destinado en los dos últimos años casi un millón de euros a su modernización, cerca de 700.000 euros este mismo año, gracias a los remanentes de Tesorería de otros años.

El edil, apoyándose en la jefa del servicio de Alumbrado del Ayuntamiento, mantiene que los técnicos municipales llevan a cabo revisiones periódicas al menos una vez al año y siempre que se produce algún incidente, por ejemplo si se funde una farola. Sin embargo, Merino indica que la inspección por OCA “no se puede pasar sin tener el proyecto original, o cuando una instalación ha tenido fases posteriores que no se han fusionado todas ellas en un único proyecto. Están muy bien para instalaciones nuevas con documentación pero cuando se desconoce su estructura —como en la avenida de la Constitución—es muy difícil; por eso desde el año pasado hacemos un esfuerzo por regularizar unas cuantas y modernizar otras y, a la par, pasar la OCA.

Fallo del diferencial

Tal y como había avanzado el concejal socialista en las semanas anteriores, el informe técnico indica que la descarga que mató al perro se debió al fallo del diferencial de la farola, que aunque presentaba autotest electrónicos correctos, las pruebas indirectas a las que se ha sometido han señalado a un funcionamiento anómalo.

El informe concluye que es necesario renovar las líneas entre los centros de mando y modernizar el sistema con instalaciones de protección contra sobretensiones y estabilizadores de tensión para proteger a los elementos del alumbrado de perturbaciones en la red de distribución —el accidente y un incidente previo coincidieron con apagones en varios puntos de la ciudad—, así como contar con un sistema de telegestión. Merino apunta que la protección irá más allá de lo que exige la normativa.