10 1nerea opcion2 WEB
Rafael Cantalejo, quien impartió la conferencia en el Día del Alcázar, recibió la medalla del Patronato. / NEREA LLORENTE

Dicen que las malas noticias nunca vienen solas. Pero este viernes el 38º Día del Alcázar demostró que las mejores previsiones también van acompañadas. En esta ocasión, el acto conmemorativo sirvió para agradecer el esfuerzo de los trabajadores de la fortaleza y sus colaboradores durante los últimos meses, pero también para anunciar la cada vez mayor recuperación de la normalidad en el número de visitantes y, en consecuencia, en las cifras económicas.

La Sala de Reyes fue el lugar propicio para acoger este viernes, al resguardo del calor, el Día del Alcázar que reunió a aproximadamente 200 personas, entre las que destacaron diversas autoridades militares y políticas. Así, bajo la atenta mirada de los rostros pictóricos o escultóricos de históricos monarcas, se dio lectura a la memoria del Patronato del Alcázar por el coronel alcaide Alejandro Serrano, y también tuvo lugar la conferencia ‘El Alcázar de Segovia: la recuperación de su antiguo esplendor’ a cargo de Rafael Cantalejo, director de la Real Academia de la Historia y de las Artes de San Quirce.

El acto institucional, que comenzó tras finalizar la misa por los patronos difuntos, fue inaugurado por Enrique Silvela Díaz-Criado, general presidente del Patronato. «Al fin podemos disfrutar nuevamente de la cercanía y de que nuestro Alcázar sea un precedente histórico», se alegró. El propósito de esta celebración es, según explicó, honrar y engrandecer a los colaboradores altruistas y empleados del Alcázar. A su vez, insistió en la importancia de una institución artística y cultural, como es el Patronato, para impulsar la fortaleza, lo que consideró “una enciclopedia en tres dimensiones”.

Una de las cuestiones que se abordó durante el acto fue la capacidad que tiene el Alcázar de afrontar el futuro. A lo largo del actual ejercicio -desde septiembre hasta ahora- se han alcanzado varios hitos, como la superación de los 200.000 visitantes en lo que va de año. Un dato que supone “el 70 por ciento de las cifras récord alcanzadas en 2019”, remarcó el coronel alcaide. “De mantenerse esta situación, podría situarse por encima del medio millón, confirmando así la recuperación de la normalidad turística”, añadió.

Esta previsión optimista tiene una repercusión “inmediata y notable” sobre la economía del Alcázar, pues conlleva un gran alivio en los ingresos de la institución, lo que permitirá retomar obras y proyectos que fueron cancelados por la pandemia.

A pesar de todo, una de las mejoras que se ha podido realizar es la renovación total de la columna seca de la red de protección contra incendios, así como la adecuación de un espacio en el bajocubierta que se destinará al depósito de obras de arte, según se mencionó durante la lectura de la memoria. En suma a ello, se han llevado a cabo labores de restauración de bienes inmuebles y el Alcázar ha sido escenario de numerosos eventos y rodajes audiovisuales desde septiembre de 2021.

Finalmente, el 38º Día del Alcázar sobresalió entre todos los demás por la emoción vivida durante todo el evento. Por un lado, el alcaide Alejandro Serrano, quien no pudo ocultar su emoción, realizó aprovechó su última intervención para agradecer su labor a los trabajadores de la fortaleza, pues pronto cederá el testigo al próximo coronel director de la Academia y futuro alcaide, Rafael de Felipe Barahona.

Por otro lado, la alcaldesa de Segovia, Clara Martín, y Rafael Cantalejo, quien hizo un breve recorrido por la historia del Alcázar desde el siglo XIX en su ponencia, recibieron la medalla del Patronato. A ello se suma la entrega final de distinciones a la exalcaldesa de la ciudad Clara Luquero y al jefe de Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja. Unos reconocimientos que despertaron numerosos aplausos entre el público.

Ana María Criado (Segovia, 1998). Periodista y humanista por la Universidad Carlos III de Madrid.