1 1 WEB
Ceremonia de despedida de los residentes que han terminado su formación en Segovia. / NEREA LLORENTE

Uno de cada tres médicos que trabajan en los servicios sanitarios de la provincia se jubilará en los próximos siete años y si no hay activa una política ágil de reposición que garantice la cobertura de esas plazas, el déficit de facultativos que arrastra Segovia se agravará. Aunque esta no es la provincia de Castilla y León con la profesión médica más envejecida sí que es la que desde hace años tiene la tasa más baja de facultativos por grupo de población.

Así lo ha evidenciado el estudio ‘Demografía médica de Castilla y León’, elaborado por el Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León (CCOMCYL), con la dirección del presidente del Colegio de Segovia, Graciliano Estrada Trigueros.

El informe presentado en las Cortes regionales el pasado día 3 por el presidente del Consejo regional, José Luis Díaz Villarig, ha dado la voz de alarma al mostrar la sangría de sanitarios que tiene Castilla y León y al menos ya ha provocado algunas reacciones en la Consejería de Sanidad. De hecho, el consejero Alejandro Vázquez, que asistió a la exposición del informe que hicieron Díaz Villarig y Estrada Trigueros en las Cortes, ha anunciado en solo cuatro días una revisión de la estrategia de fidelización de los residentes que estudian la especialidad en Castilla y León, los conocidos como MIR,  y la adecuación de las plantillas médicas en un año, es decir, convertir en fijos al personal eventual actual.

Mientras estas acciones se cumplen, el informe demográfico en el que ha trabajado Graciliano Estrada durante tres meses, refleja que Segovia tiene 379 médicos activos por cada 100.000 habitantes, mientras que el valor regional es de 451 por 100.000 habitantes; la media de edad en la provincia está en 51 años (53 en la Comunidad) y en torno al 30 por ciento de los profesionales supera los 60 años. Además, en los servicios de Atención Primaria, centros de salud y consultorios, la tasa de reposición es de 0,6 puntos, es decir, prácticamente salen el doble de médicos de la vida laboral que los que entran.

“El 33 % de los médicos de los médicos activos de Segovia se jubilaran en 7 años” ha remarcando el autor del informe señalando que estamos ante un “serio problema” que de forma generalizada preocupa a la organización profesional.

‘Baby boom’

Hay toda una generación de médicos, que entró en tropel en la década de los años 80, cuando se abrieron centros de salud y se modernizó la sanidad, que se jubila en siete años, según explica Graciliano Estrada. Esta extensa generación que procede de  la explosión demográfica conocida como el ‘baby boom’, podía empezar a ejercer  nada más acabar la carrera.  “En los años 80 y 90 un estudiante acababa en la facultad y se ponía a trabajar, no tenía que hacer el MIR, pero a partir del 97 este país decidió que todo médico que trabajara en el sistema público en Atención Primaria tenía que hacer el MIR de Medicina Familiar Comunitaria y eso son cinco años más”, explica el presidente del Colegio de Segovia señalando una de las trabas que entiende frena la renovación de las plantillas.

Hay que recordar que la formación de un médico dura once años en el mejor de los casos; seis son de carrera, cuatro de residencia en la especialidad y uno  más para preparar el examen MIR. “Ahora mismo hay 5.000 médicos que han acabado en las facultades y no pueden trabajar en Medicina General  en sistema público porque se les exige el MIR de Familia, pero en la sanidad privada sí se les permite trabajar”, comenta a esta redacción el doctor Estrada.

Al poner el foco en la situación de los servicios hospitalarios y en los equipos de los centros de salud segovianos se aprecian dos manifestaciones distintas del déficit profesional que urgen ser abordadas. En la provincia de Segovia, a diferencia de la tendencia generalizada de la Comunidad, se da una carencia de profesionales más acentuada en Atención Especializada que en Primaria.

“Es necesario revisar las plantillas del hospital para cubrir las plazas vacantes que hay en algunas especialidades, porque no se encuentran especialistas”, comenta el presidente del Colegio de Médicos de Segovia. Los mayores problemas se vienen dando en Otorrinolaringología, Dermatología, Cardiología, Anestesia y Radiodiagnóstico.

Hospital y centros de salud

En Atención Primaria, Graciliano Estrada asegura que Segovia parte de una situación “aceptablemente buena”, pero si seguimos perdiendo médicos porque no hay una reposición suficiente de las jubilaciones se va a poner en peligro los servicios que son la puerta de entrada al sistema sanitario. La advertencia va encaminada a evitar que se amorticen las plazas de aquellos que van acabando su vida profesional. La organización profesional considera que estamos ante un doble problema acuciante que requiere dos respuestas: “Cubrir las vacantes del hospital y las jubilaciones de Primaria”, insiste Graciliano Estrada.

CUADRO 1

Pero, además y de forma general  porque no solo compete a Segovia, “hay que revisar el número  de plazas MIR para redistribuir mejor  según las especialidades que sean deficitarias o aquellas que al revés  sean excedentarias”, dice el director del estudio sobre la demografía médica de la Comunidad en 2022 y su comparativa con el anterior informe del 2019.

El estudio indica que en 2022 hay 10.972 médicos activos en la Comunidad, ligeramente por encima de los 10.749 de hace tres años, ligado a que los facultativos mayores de 65 años son 603 más que hace tres años, con un incremento del 5,4 por ciento.

Ello “compensa” la tasa de reposición en la Comunidad pero no hay que olvidar en unos pocos años, cuando cumplan 70, no podrán seguir en el sistema.

Con todo, el número de médicos activos por habitante, provincia y especialidad no es homogéneo, lo que pone “en entredicho la equidad del acceso a la asistencia sanitaria pública en la Comunidad”, y supone “un agravio comparativo de unas provincias con otras, un trato discriminatorio a sus ciudadanos”, según explicaba el viernes el  presidente del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León (CCOMCYL), José Luis Díaz Villarig. “Más que carencia generalizada de médicos si la hay en algunas especialidades; hay una distribución irregular no basada en datos objetivos”, remarcó Díaz Villarig en las Cortes.

Deserción de los MIR

Solo 74 médicos residentes que han concluido este año su formación especialidad vía MIR en Castilla y León han firmado contratos de fidelización por tres años, dentro del programa para retener el talento formado en la Comunidad, lanzado este año en mayo con una oferta de 314 contratos para 365 residentes. Desde el sector de Sanidad de CCOO en la Comunidad, se ha calificado de “preocupante” que pese a la mejora de las condiciones de los contratos, “una mayoría de los candidatos” haya declinado la oferta.

En concreto son contratos que incluyen 57 plazas para facultativos que han realizado especialidades hospitalarias, 16 para Medicina de Familia y Comunitaria y una para Pediatría de Atención Primaria.

En Medicina de Familia cinco plazas serán para la gerencia de atención primaria Valladolid Este, otras dos para Valladolid Oeste, con cinco para León, tres para Soria y una para Burgos. Y en Atención Primaria pediátrica, se ha adjudicado una plaza en la gerencia de atención primaria de León.

Por especialidades hospitalarias, se han adjudicado una en la gerencia de Aranda de Duero, en Burgos; otra en la de Ávila, con 12 en Burgos, tres en El Bierzo, cuatro en León, dos en Medina del Campo, en Valladolid, 1 en Miranda, cuatro en Palencia, cinco en Salamanca, cuatro en Segovia, dos en Soria, seis en Valladolid Este y siete en oeste, con cinco en Zamora. De esas plazas se han fidelizado dos doctores, que era una modalidad específica, uno en Salamanca y otro en el Río Hortega de Valladolid.