Los andamios comenzaron a montarse ayer lunes en la calle de Obispo Gandasegui. / Kamarero

Los andamios que ayer comenzaron a montarse en la fachada de la Casa de los Picos que da a la calle de Obispo Gandasegui anuncian obras en las próximas semanas. Se trata de una obra menor adjudicada por la Dirección Provincial de Educación para el retejado parcial de la cubierta de este edificio histórico del centro de Segovia que alberga actualmente a la Escuela de Arte y Superior de Diseño.

El equipo directivo de la Escuela había alertado de la existencia de goteras y algunos problemas de humedad y de ahí que se vayan a acometer estas obras de retejado, que han sido adjudicadas a la empresa Gestión Obras e Intermediaciones S. L. por 45.031 euros (IVA incluido). El plazo de ejecución es de hasta tres meses, pero tanto en Educación como en la propia escuela esperan que esta intervención pueda finalizar antes de 2021.

La arquitecta Susana Moreno, responsable del Área Técnica de la Dirección Provincial de Educación ha explicado que se trata del retejado de la cubierta que se corresponde con dos salas de la Escuela de Arte y Superior de Diseño situadas en el espacio de la Calle Real (en el tramo de Juan Bravo), esquina con Obispo Gandasegui.

“Se trata de las dos últimas zonas de la cubierta que quedaban por retejar, porque poco a poco se ha ido cambiando el tipo de teja por el de canal o a la segoviana”, indica Moreno. Comenta la arquitecta que se trata de “una obra rápida porque es solo el retejado, no tocamos estructura ni se interviene en el tablero porque es relativamente moderno”.

La intervención consiste en instalar placas onduladas, de onda pequeña con rastreles y las tejas. “No tiene mayor complicación”, señala la responsable del Área Técnica de la Dirección Provincial.

La Casa de los Picos (siglos XV-XVI) es uno de los edificios monumentales más singulares de la ciudad, según recoge la ficha del Catálogo Arquitectónico del Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia. Fue rehabilitada en los años 1976 a 1979 para Escuela de Artes y Oficios con un proyecto del arquitecto Alberto García Gil.

Precisamente, todo indica que las tejas de la zona de la cubierta que ahora se va a intervenir proceden de ese momento, de ahí que el paso del tiempo haya originado los problemas de goteras que tiene. En esa segunda mitad de los años 70 del siglo pasado se consolidaron y recuperaron estructuras originales, adaptando los espacios a las nuevas necesidades de aulas y locales y se cerró el patio con una solución acristalada.

Al traspasar su puerta se accede a un zaguán acodado que sale al patio porticado en tres de sus lados con columnas poligonales sobre basa y capiteles facetados de la segunda mitad del siglo SV. El palacio ha sufrido algunas mutilaciones importantes a lo largo de su historia y parte del solar está ocupado por el patio del Seminario y por el Teatro Cervantes.

Levantada como casa fuerte, que defendía la Puerta de San Martín de la Muralla (derribada en 1883), la heráldica de las tabicas de patio principal, estudiada por Juan de Vera, señala que pertenecía al linaje de los López de Ayala y Silva, a quienes compró el edificio a finales del siglo XV don Alonso González de la Hoz, quien hizo construir la actual fachada “de los picos”, desde el zócalo a la cornisa, con sillares de granito tallados en punta de diamante.

Leyendas al margen sobre si fue casa del verdugo o casa del judío, ha sido sucesivamente vivienda, casino, sede de una sociedad recreativa y sede de la Delegación Provincial de Sindicatos hasta 1976.