Los expertos aseguran que las mascarillas FFP2 ofrecen mayor protección que las quirúrgicas./ NEREA LLORENTE
Los expertos aseguran que las mascarillas FFP2 ofrecen mayor protección que las quirúrgicas./ NEREA LLORENTE

La Consejería de Educación dotará de mascarillas FFP2 al personal de los centros docentes a lo largo de la próxima semana como medida de prevención para frenar los contagios de covid. La Dirección Provincial de Educación de Segovia comunicaba el pasado viernes la dotación de refuerzo a los equipos directivos de los centros educativos de la provincia para su traslado al personal. Esta medida había sido solicitada de formar reiterada por sindicatos de sector del enseñanza desde el inicio de curso.

El viernes, 14 de enero, el director provincial de Educación, Diego del Pozo, explicaba que debido a la facilidad de la propagación de la variante ómicron es necesario implementar las medidas preventivas en los centros. Así lo comunicaba Del Pozo a los directores de colegios, institutos, centros de educación de adultos, centro de educación especial, Escuela de Arte y Superior de Diseño, Escuela Oficial de Idiomas, Conservatorio Profesional de Música, centros integrados de Formación Profesional, así como a los colegios rurales agrupados y al conjunto de la red educativa provincial.

Desde el departamento provincial se insta a los responsables de los centros a que a partir del próximo lunes 17 de enero y hasta la finalización del mes de febrero doten con mascarillas FFP2 a todo el resto del personal docente y de administración y servicios. A la vez que se indica que a lo largo de la próxima semana recibirán lotes de este tipo de mascarilla catalogada como Equipo de Protección Individual (EPI) que tiene como finalidad filtrar el aire inhalado evitando la entrada de partículas contaminantes al organismo. Se recomiendan fundamentalmente para su empleo por profesionales para crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario. También pueden estar recomendadas para grupos vulnerables por indicación médica, según información publicada por el Ministerio de Consumo.

Hasta ahora se venía aportando esta prenda específica a maestros y trabajadores en contacto con los denominados ‘grupos burbuja’ o grupos estables de convivencia de los cursos de Infantil y primero de Primaria, en los que los niños, menores de 6 años, no usan mascarilla y no tienen que mantener la distancia interpersonal de forma estricta. También se distribuía el protector FFP2 entre docentes y personas en contacto cuando se detectaba un caso sospechoso en un aula. Por esta causa varios colegios disponen en estos momentos de esta prensa específica pero dado que su uso se hace extensivo a todo el personal, reemplazando la utilización generalizada de las mascarillas quirúrgicas, esperan la llegada de nuevos envíos. Cerca de 3.000 personas trabajan en la red provincial de centros educativos de Segovia.

La facilidad de contagio de la variante ómicron ha llevado a la Consejería a atender la demanda sindical

Según detalló Lucas en declaraciones recogidas por Ical, los profesores realizan su labor “en un ámbito interior y están muchas horas hablando”, po lo que han considerado la la necesidad de cambiar el tipo de mascarilla.La consejera de Educación, Rocío Lucas, explicaba el pasado viernes que el Gobierno regional repartirá mascarillas FFP2 entre los docentes de la Comunidad a partir del lunes, atendiendo así una de las demandas planteadas por las organizaciones sindicales desde el inicio del curso escolar. “Ahora hemos visto la necesidad, con esta cepa que tiene mayor capacidad de infectar que otras aunque sea menos gravosa en la salud, de dar un plus”.

Por su parte, UGT ha denunciado que los trabajadores no docentes que desarrollan su labor en los servicios complementarios de los centros educativos han quedado excluidos de este nuevo reparto de mascarillas. Para Mónica de la Cámara, responsable del sector en la federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT en Valladolid, la decisión de la Junta tal y como se va a aplicar “constituye una evidente discriminación” hacia el personal no docente.

“La Administración está obligada a velar por la salud de todos los trabajadores, también de aquellos que son contratados por las empresas concesionarias de servicios delegados por la Consejería de Educación. Además, de esta manera, atenderían al cumplimiento de su propio protocolo”, señala UGT.

Fuentes de la administración educativa han indicado a esta redacción que son las empresas contratadas para la prestación de los servicios complementarios, como comedores o transporte, las responsables de la aplicación de medidas de protección e higiene de sus trabajadores.