Direccion Educacion Medidores CO2 Coronavirus KAM6601
Los dispositivos portátiles indican temperatura, humedad y concentración de CO2 en partículas. / KAMARERO

El reparto de medidores de dióxido de carbono (CO2) para las aulas escolares de la provincia de Segovia ha entrado en su fase final. Estos dispositivos portátiles ayudan a conocer la necesidad de ventilación y reposición del aire de los espacios cerrados. Los medidores de CO2 se han convertido en elementos útiles para garantizar una ventilación adecuada con el fin de evitar contagios de Covid y a la vez tener un consumo responsable de calefacción.

El reparto que comenzó el 4 de febrero se ha hecho de forma escalonada. Primero se dotó a cada centro de uno o varios medidores, empezando por los colegios y siguiendo por los centros de Educación Secundaria. Tras las vacaciones de Semana Santa se inició la entrega del lote más amplio, ya que contempla un dispositivo por grupo escolar. A los centros docentes con más grupos de alumnos y que se encuentran más alejados de la capital se les ha hecho llegar el lote correspondiente desde la Dirección Provincial de Educación.

En cambio, los centros que deben mover menos equipos porque tienen menos matrícula y que están cerca de la Dirección Provincial, tienen que pasarse por la sede de Educación a recoger su asignación. Aún hay cajas en la central de la calle de José Zorrilla pendientes de que los responsables puedan acercarse a por ellas.

Los representantes regionales de sindicatos como CCOO y CSIF consideran que los medidores no han ayudado mucho a mejorar la situación en los centros. Sostienen que las ventilaciones se estaban haciendo bien, por norma “general” en las aulas, y recriminan que en todo caso estos equipos han llegado tarde. En este mismo sentido se han manifestado varios profesores a título particular a esta redacción. Indican que la recepción de los medidores, que permiten controlar el comportamiento de la concentración de CO2 en un aula y marcar pautas de ventilación en las clases, tendría que haberse hecho en invierno para evitar mantener las ventanas abiertas en exceso durante los días más fríos.

Según los datos publicados por Europa Press, la Consejería de Educación ha entregado a fecha del 23 de marzo un total de 14.335 medidores de CO2, el 88,28% de los 16.239 adquiridos. A Segovia se han enviado 1.226, según la agencia de noticias.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anunció en enero la compra de 16.239 detectores de CO2 —uno para cada aula— para ayudar a prevenir la propagación del SARS-CoV-2. A finales de ese mes, la Junta aprobó un contrato de suministro mediante tramitación de emergencia por un coste de 1.415.246 euros para la adquisición de estos dispositivos portátiles que indican temperatura, humedad y concentración de CO2 en partículas por millón.