Dulce Pontes, acompañada por Yelsy Heredia (izquierda) y Daniel Casares (derecha). /e.a.
Publicidad

La cantante portuguesa Dulce Pontes cerró el sábado por la noche la 44 edición del Museg, presentando su nuevo espectáculo con el que girará el próximo 2020. La gran diva del fado repasó sus 30 años de trayectoria sobre los escenarios junto con el guitarrista Daniel Casares y el contrabajista Yelsy Heredia en unos Jardines de los Zuloaga completamente abarrotados y con el cartel de no quedan entradas.

Desde las 22.00 horas, este fantástico trío interpretó canciones de grandes autores, homenajeando a figuras legendarias de la música como Amalia Rodrigues, Debussy, Albeniz, Federico García Lorca o Ennio Morricone, quien contó con la voz de la portuguesa para sus conciertos de despedida en España. También hubo tiempo para temas propios, salidos desde el más profundo interior de la intérprete portuguesa.

Dulce Pontes estremeció al público con su fina voz y su personalidad arrolladora, poniendo el broche de oro final a una edición del Museg que ha contado con extraordinarias actuaciones durante las últimas tres semanas. Pontes demostró su bagaje internacional, después de ganar el Festival Nacional de la Canción de Portugal en 1991 y representar al país luso en el Festival de Eurovisión, en el que quedó octava clasificada.

Gran estreno

Este concierto ha supuesto la inauguración oficial del espectáculo con el que Dulce Pontes recorrerá escenarios por toda la esfera música el próximo año 2020. Segovia ha tenido el privilegio de ser la primera ciudad en disfrutar de este formato íntimo, diseñado con el máximo cariño. Un encuentro sobre las tablas, con momentos de diversión, de intercambio musical entre los tres integrantes de este grupo tan especial. La irresistible voz de Dulce Pontes se fusiona de forma arrebatadora con el son y el compás de Yelsy Heredia y el sentimiento de Daniel Casares.