Paraje de 'El Pinarillo', en Segovia. / ROCÍO PARDOS
Paraje de 'El Pinarillo', en Segovia. / ROCÍO PARDOS

Dos personas están siendo investigadas por la Guardia Civil de Segovia como presuntas autoras de un delito contra la flora y la fauna, tras ser sorprendidas cazando aves protegidas con métodos prohibidos en el paraje de Segovia conocido como ‘El Pinarillo’. Empleaban varetas impregnadas con pegamento, utilizando otros pájaros como reclamos, además de teléfonos móviles que reproducían el canto de esta especie.

En el momento de ser sorprendidos habían capturado seis ejemplares, que fueron intervenidos junto con las varetas, el bote de adhesivo y dos jaulas. Asimismo, les fueron incautados los pájaros empleados como señuelos, ya que no se pudo acreditar su lícita procedencia al carecer de las anillas pertinentes. Se instruyeron las correspondientes diligencias que fueron remitidas al Juzgado de Guardia e Instrucción de Segovia.

Más intervenciones

En los últimos doce meses las unidades del Seprona de Segovia han intervenido en otras cuatro ocasiones con hechos relacionados con la captura de jilgueros y otros fringílidos. En estas actuaciones han sido denunciadas seis personas por vulnerar la legislación.

Concretamente, se han contabilizado 27 infracciones por diferentes preceptos recogidos en la normativa medioambiental, entre las que destacan la caza con medios prohibidos no selectivos (redes, pegamento y liga), así como emplear para la caza sistemas no autorizados (reproductores electrónicos). Todas estas denuncias fueron remitidas al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León de Segovia.

Los autores se enfrentan a penas de prisión que van de seis meses a dos años o a multas de ocho a veinticuatro meses y, en todo caso, se exponen a la inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por un tiempo que oscila de dos a cuatro años.