Dos años de prisión para un hombre que abusó de una menor

Un acuerdo de conformidad entre la defensa del acusado y la Fiscalía establece la condena sin llevar a cabo la vista oral, que reduce sensiblemente la solicitud del Ministerio Público

Un hombre que abusó sexualmente de una menor de quince años, en noviembre de 2019 en Segovia, ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía por el que se le condena a dos años de cárcel, cinco de libertad vigilada y a otros tantos de alejamiento de la víctima.
Según han informado a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia, el juicio que estaba señalado este martes en la Audiencia Provincial de Segovia sobre estos hechos, finalmente no se ha celebrado porque el Ministerio Público y la defensa del acusado han llegado a un acuerdo de conformidad.

Durante una sesión en la que no se ha permitido el acceso a los medios de comunicación para salvaguardar la intimidad de la víctima, las partes han informado a la Sala de este acuerdo, que supone una condena de cárcel significativamente inferior a la que en un principio pedía el fiscal. La acusación pública había solicitado de forma provisional seis años de prisión, ocho de libertad vigilada y otros tanto de prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima, según se puede leer en el escrito de calificación.

En él se relata cómo un día del mes de noviembre de 2019 el acusado, mayor de edad, invitó a través de la red social Instagram a una chica con la que guarda “relación familiar” y una amiga, ambas menores de quince años, a su casa, donde estaba él con unos amigos. Una vez allí, las chicas se sentaron junto al resto y estuvieron conversando y escuchando música, se les ofreció algo de beber pero rechazaron el ofrecimiento y, cuando el acusado preguntó a las chicas cuántos años tenían, dijeron que quince.

En un momento de la noche, el procesado, propuso a la menor con la que no mantenía relación de parentesco a subir a la planta-ático de la vivienda “conociendo su edad”, proposición que repitió en varias ocasiones hasta que ella aceptó.

Ya en una de las habitaciones de la vivienda, el acusado invitó a sentarse a la menor junto a él en un sofá, momento en que abusó sexualmente de ella al masturbarse con la mano de la víctima “sin consentimiento de la misma y sin empleo de fuerza”, según detalla el escrito.