Don Antonio Palenzuela recibe un homenaje de parte de sus amigos

Además durante la jornada de ayer un grupo de refugiados del Albergue de San Juan de Dios de Madrid visitaron la ciudad y sus monumentos

1775
Imagen de la visita de la expedición del Albergue San Juan de Dios./KAMARERO
Publicidad

Hace doce meses, comenzaron los actos sociales y religiosos que organizó la Plataforma de Amigos de don Antonio Palenzuela con motivo del primer centenario de su nacimiento y que han ido salpicando el año 2019. Ha llegado ya el momento de cerrar este recorrido agradecido a quien fue Obispo de Segovia de 1970 a 1995, en plena transición política, mostrando en su pontificado claridad de ideas, profundidad de pensamiento, capacidad de diálogo, apertura social y gran humanidad.

El pasado viernes 17 de enero, tuvo lugar un homenaje y una Eucaristía de acción de gracias en la parroquia de San Andrés Apóstol de Valladolid, templo en el que fue bautizado al poco de nacer. El acto contó con la participación entusiasta de varios Amigos de don Antonio que se desplazaron desde Segovia.

Esta plataforma, que cuenta ya con 6 años de trayectoria y más de 130 miembros, surge en nuestra diócesis con el objetivo de dar a conocer la figura irrepetible de don Antonio y hacer perdurar su obra. La próxima estación será la celebración de los 50 años de su consagración como Obispo de Segovia, hecho que se cumplirá dentro de un mes, concretamente el día 22 de febrero. Los amigos de don Antonio Palenzuela ya están trabajando en la organización de una serie de actos de los que se informará en su momento y a los que están invitados todos los segovianos.

De igual forma en el día de ayer quince refugiados del Albergue San Juan de Dios de Madrid se acercaron a Segovia para conocer la ciudad y los secretos que ella alberga

A las 9.30h, puntales como un clavo la expedición se plantó en la ciudad del acueducto y en la Puerta de Madrid, para verla de cerca y conocer un poco mejor este momento presente en un belén que hicieron durante las navidades. A las 10.15 el grupo llegó al Azoguejo, donde tras ver el imponente monumento representativo de Segovia, se preparó para iniciar una visita guiada por la Calle Real y la Judería, hasta visitar los restos de la antigua sinagoga que se conservan en el edificio que fue colegio de las Jesuitinas. Antes de marcharse a comer todavía tuvieron tiempo de visitar la catedral y el Alcázar.

Ya después de la comida, la expedición hizo un recorrido por el barrio de los Caballeros y antes de marcharse decidieron por hacer una visita al valle del Eresma y el barrio de San Lorenzo.

Después de un jornada exhaustiva la expedición partió de vuelta para Madrid tras haber disfrutado de Segovia y sus monumentos y que seguramente tengan pensado volver a visitar la ciudad.