Cristo Mercado Homenaje Rotonda Domiciano Monjas KAM5821
Autoridades y familiares posan junto a la placa que da nombre a la rotonda./KAMARERO

Ninguna fecha pudo ser más idónea para evocar la figura de Domiciano Monjas que la celebración de la fiesta de la Cruz de Mayo, que vivió e inspiró durante su trabajo pastoral en la parroquia del Cristo del Mercado a la que sirvió durante medio siglo. Los vecinos del barrio y los segovianos que le conocieron en sus distintas facetas de sacerdote y docente se dieron cita en la Plaza de la Ermita para participar en el homenaje con el que Segovia distingue la calidad humana y la altura intelectual y espiritual que desarrolló durante su vida, y que quedará simbolizada dando su nombre a la rotonda en las que se unen algunas de las arterias más importantes  del tráfico y la actividad de la capital.

Así, la iniciativa de la Cofradía de la Esclavitud del Santo Cristo de la Cruz para solicitar la denominación de ‘Domiciano Monjas, Sacerdote’ para la rotonda iniciada en 2019 cristalizó ayer definitivamente cuando la alcaldesa Clara Luquero y los familiares del recordado presbítero descubrían la placa que luce ya su nombre, en medio de una cariñosa y cerrada ovación del público asistente.

A los sones de la música tradicional de la Escuela de Dulzainas de Segovia, los vecinos escuchaban una vez más el elogio de una vida plena, donde los intervinientes fueron desgranando las cualidades que hicieron que Domiciano Monjas se ganara el cariño y el respeto del barrio y de la ciudad.

La alcaldesa Clara Luquero hacía suyo el sentir de los segovianos al definir a Monjas como un sacerdote que “trabajó siempre por la sociedad y al lado de los más humildes, dando pleno sentido a la palabra ‘hermano’ en su labor en pro de la cordialidad entre las confesiones religiosas, basada siempre en el respeto mutuo”.

Por su parte, el presidente de la Cofradía del Santo Cristo de la Cruz, José Germán de Lara, agradeció el apoyo unánime a su propuesta, y señaló que el objetivo era subrayar el reconocimiento a una vida “de entrega y testimonio” de la que siempre hizo gala Monjas.

En la parte espiritual, el Vicario General de la diócesis, Ángel Galindo, dio lectura a un texto del obispo César Franco –que permanece aún convaleciente del Covid y no pudo asistir-, donde valoró la acendrada formación teológica y el espíritu de “diálogo y fraternidad” que caracterizó su labor pastoral, fundamentada siempre en su carácter “eclesial y diocesano”.

En nombre de la familia, Esteban y Francisco Monjas se dirigieron al público para agradecer con emoción el reconocimiento de una ciudad y un barrio que fueron “su vida”.

La subida del ‘Mayo’ por parte de los jóvenes del barrio puso el colofón a la jornada festiva, que la Cofradía del Cristo del Mercado volvió a adornar un año más con un delicioso arroz con leche que pudieron degustar los asistentes.