Publicidad

La gala de los Premios Goya que otorga anualmente la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas volvió a dejar el sabor agridulce a los segovianos que , frente al televisor, se daban cita en la noche del sábado para ver encumbrado a Luis Callejo como mejor actor de reparto por su trabajo en la película ‘Intemperie’, de Benito Zambrano.  La alegría de la nominación del actor segoviano no pudo completarse con el premio, que fue a parar a Eduard Fernández por su interpretación de Millán Astray en ‘Mientras dure la guerra’, y Callejo tendrá que esperar a una mejor ocasión (que la habrá, sin duda) para conseguir un premio que se le resiste tras tres nominaciones.

En el envés de la corta pero significativa presencia segoviana en los premios del cine español se sitúa la indisimulada alegría de Esther García, directora de producción de El Deseo, productora de Pedro Almodóvar, que subía junto al director manchego a recoger el Premio a la Mejor Película por ‘Dolor y Gloria’, la triunfadora de la noche con siete estatuillas. La segoviana, Premio Nacional de Cinematografía en 2018, agradeció el premio en una breve intervención en la que quiso compartir el galardón con el equipo que ha hecho posible este trabajo, que podría repetir éxito en los ‘Oscar’ de Hollywood como mejor película extranjera.

Por la alfombra roja de los ‘Goya’ pasó también Lucía Jiménez,  que entró en la rueda de críticas a los estilismos de las actrices  en redes sociales con un particular ‘outfit’ con el que no pasó desapercibida y que le granjeó división de opiniones. Cosas de la farándula…