poema-escondido
Varios de los poetas ganadores fueron recibidos por la alcaldesa y la concejala de Cultura en el Ayuntamiento. / el adelantado
Publicidad

El concurso ‘Poema escondido’ se ha convertido “en uno de los proyectos más queridos del área de Cultura”, en palabras de la alcaldesa, Clara Luquero, porque “es una idea estupenda, en la que confluyen la literatura, en concreto la poesía, y la música”. Por ello, tras el éxito alcanzado con la primera edición, se puso en marcha la segunda, a la que se presentaron un total de 31 poemas de temática totalmente libre.

El objetivo de este certamen, tal y como recordó el coordinador del proyecto, Fernando Martín, es sacar del cajón todas aquellas creaciones que los escritores amateurs guardan para sí mismos y hacer con ellos unas bonitas canciones, gracias a la colaboración de varios músicos profesionales de la ciudad, que serán quienes ‘musicalicen’ los poemas seleccionados por el jurado del concurso.

Este año son once los seleccionados, nueve de los presentados al concurso abierto y dos de las universidades. En el primer caso, los ganadores son ‘Me huelen los pies’, de Jorge Pato Sacristán —que recibirá también un premio especial valorado en 200 euros destinados a la compra de libros—; ‘Mi vida en 4 cajas’, de Álida Jiménez Puertas; ‘En su jirafa al galope’, de Isabel Casasnovas Rullán; ‘La palabra escondida’, de Álida Jiménez Puertas; ‘Cómo escribir poesía’, de Jorge Pato Sacristán; ‘A veces, no siempre’, de Cristina Ortiz Monreal; ‘Perfecto canalla’, de Francisco Javier Jiménez Arribas; ‘Cita en el aire’, de Ramón Martín Rozas; y ‘Triunfar sin gatear’, de Manuel Anxo Rodríguez Gómez.

Por lo que respecta a la sección abierta a los universitarios, se presentaron veinte poemas y fueron seleccionados ‘A(m)ARTE Amarte aMarte (A)Marte’, de Lorena Martínez Calvo, de la Universidad de Valladolid; y ‘Road trip’, de la estudiante francesa Alix Chantal, de la IE University. Se decidió además otorgar un accésit al poema ‘La luz que no se apaga’, de Alberto Martín García.

“Hay que destacar la participación ciudadana”, dijo Martín en la presentación de los ganadores, así como “el fomento de la creatividad, que hay que estimularla para que crezca, como las flores que hay que regarlas”.

Martín también hizo hincapié en la colaboración que supone este proyecto en diferentes aspectos, por ejemplo entre escritores y músicos para dar forma al disco con el que se cierra el concurso; pero este año también pidiendo la colaboración a las universidades, para que los estudiantes se impliquen en los proyectos de la sociedad segoviana.

Respecto al disco, el coordinador aseguró que “se quiere presentar como muy tarde en Fiestas, pero tiene un proceso que depende de varias cosas, como de la creación de los músicos”. En principio se editarán 200 copias de este disco y también se podrá descargar de plataformas on line.