Muñoz (izqd.), con otros integrantes de Protección Civil dimisionarios a la puerta de la sede de la Agrupación. / Kamarero
Publicidad

Varios de los integrantes de la Agrupación municipal de Protección Civil de Segovia que han dimitido recientemente, entre ellos su jefe, han anunciado la creación, junto a otras personas, de SAEMER PC (Asociación Segovia Asistencia Emergencias y Rescate Protección Civil), que definen como “independiente, neutral y dedicada a la ciudadanía”.

El exjefe, Julián Muñoz Sanz, ha explicado las circunstancias que han llevado a la dimisión en bloque de los ocho integrantes de este servicio de voluntariado del municipio que estaban operativos, ya que asegura que hay otras dos personas que nunca han participado en su actividad.

En este sentido, sostiene que de las quince personas que integraban la agrupación cuando empezó a caminar en noviembre del año pasado, a los pocos meses dos la abandonaron por motivos laborales, otra persona por enfermedad y otra porque consideraba que no respondía a sus expectativas. El pasado mes de mayo falleció de forma repentina otro de los integrantes, Jesús Guijarro. Las dos personas que no han dimitido “no se han probado ni los uniformes”, según Muñoz.

Aunque valora el esfuerzo de la concejala de Seguridad, Raquel de Frutos, en el último mes y medio, señala que los dimitidos entienden que ha llegado tarde y no ha sido posible un acuerdo, al tiempo que recalca que “la gota que colmó el vaso” fue el episodio de inundaciones que vivió la ciudad con motivo de la tormenta que se registró el 26 de agosto y en la que varios de los voluntarios de Protección Civil participaron en labores de limpieza y de evacuación de agua en la plaza de Somorrostro a título personal, porque el operativo de Policía Local y Bomberos no consideró necesaria su ayuda y no se activó la agrupación, según ha comentado.

Muñoz ha detallado numerosas deficiencias en el funcionamiento de la agrupación, comenzando porque, casi un año después de su puesta en marcha “no está dada de alta en el registro de la Junta de Castilla y León, por lo que no está habilitada legalmente para realizar ningún servicio”.

Comenta que ha participado en algunos eventos de manera “clandestina” y sin recursos básicos ya que, “salvo los uniformes de los voluntarios, no se ha dotado a la agrupación de material de trabajo para el día a día, desde el mobiliario de la sede –únicamente dos mesas y cuatro sillas– a la inexistencia de un ordenador personal o teléfono móvil.

“La formación inicial obligatoria de 60 horas no ha sido impartida a los voluntarios”, añade y el vehículo puesto a disposición de la agrupación por el equipo de Gobierno “dispone de un sistema de enganche de remolque no homologado ni certificado por una ITV, con el consiguiente riesgo para el conductor de ser multado y sancionado”.

Otra cuestión que lamentan los dimisionarios es que no se les ha tenido en cuenta en numerosos eventos deportivos o que implican aglomeraciones de personas hasta que en el último mes el interés de la concejala de Seguridad ha motivado un cambio de posición.

Alcance nacional

En cuanto a la nueva asociación SAEMER PC, actualmente cuenta con 10 personas pero el objetivo es que cuando se presente a la sociedad segoviana, en un plazo de mes y medio o dos meses, disponga de 20 ó 25. Estará formada por voluntarios con formación especializada en sanidad, rescate vertical, técnicos en comunicaciones, especialistas en extinción de incendios y guías de montaña, entre otras, así como vehículos y material donado por patrocinadores.

Su ámbito de actuación es nacional y sus promotores quieren “sumar” y apoyar a los servicios de emergencias oficiales.