Hospital General PCR Coronavirus KAM4995
Zona de realización de pruebas de diagnóstico de Covid en el Complejo Asistencial de Segovia. /KAMARERO

La vacunación frente al Covid-19 ha conseguido que haya menos ingresos en el Hospital General y que los efectos de la enfermedad en los pacientes sean menos graves, pero no ha logrado dejar a cero el contador de las hospitalizaciones vinculadas a la pandemia “porque ninguna vacuna es infalible al cien por cien”, según explica el gerente de Asistencia Sanitaria de Segovia, Jorge Elízaga.

El Hospital General tenía ayer a 16 pacientes con Covid ingresados en la cuarta planta, tres más que el jueves, y otros cuatro en la Unidad de Cuidados Intensivos 2, una cifra que no varía desde el 13 de julio.

De los 16 pacientes ingresados en planta, diez tenían al menos una dosis de la vacuna cuando se les detectó la infección y seis no se habían vacunado por distintas razones, bien por decisión propia o porque aún no les había llegado el llamamiento para hacerlo. De los diez con vacunas, cuatro habían podido completar el ciclo y seis tenían solo la primera dosis. En este segundo grupo hay personas que estaban pendientes de recibir la segunda dosis de AstraZeneca que durante un tiempo estuvo suspendida su administración y que además se trata de la marca que más llegó a espaciar las inyecciones (entre 12 y 16 semanas).

Para las autoridades sanitarias el proceso de vacunación no se da por terminado hasta que no se completa la pauta y pasan 14 días. Por eso Jorge Elízaga pone el foco en los cuatro ingresados con Covid en planta, que llegaron al hospital con las dos dosis puestas, y en otro enfermo atendido en UCI que también reúne estas características.

El gerente sanitario precisa que los cuatro primeros son todos mayores de 80 años (80, 82, 89 y 91 años)  que están “ingresados porque presentan neumonía o fiebre pero no alcanzan la gravedad de los que estuvieron en enero”.  “Sin la vacuna estarían gravísimos”, añade Elízaga. Respecto al enfermo de UCI que había completado la inmunización y aún así tiene Covid, el responsable sanitario precisa que se trata de “un caso especial porque tiene muchas patologías y una enfermedad pulmonar importante, previa a la vacunación”.

Según los últimos datos aportados en rueda de prensa por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, el 41 por ciento de los ingresados en planta en los hospitales de la región que había el 19 de julio estaba vacunado al completo, y un 13, tenía ya una dosis. En las unidades de críticos el 67 por ciento de los asistidos con Covid no llevaban ninguna dosis.

Estar vacunado evita peor pronóstico”, pero no lo hace totalmente de la enfermedad, y junto a la edad, la hipertensión y diabetes y obesidad siguen siendo factores de riesgo entre los ingresados, indicó la consejera el lunes. La consejera precisó que el porcentaje de enfermos vacunados que se contagia es muy pequeño, el 0,25 por ciento de los que tienen dos dosis, y además la vacunación impide que la enfermedad se agrave.