La Guardia Civil incautó en el interior de su furgoneta cerca de 1.500 kilos de cable de cobre. / EL ADELANTADO

Agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, en el marco de la ‘Operación Señal II‘, han detenido a una persona como presunto autor de 12 delitos de robo con fuerza perpetrados en el interior de las instalaciones de varios repetidores de telefonía móvil en la provincia de Segovia y otras provincias.

La investigación se inició a finales del mes de agosto, tras tener conocimiento de la comisión de varios delitos de robo con fuerza en varios repetidores de telefonía móvil en la zona Norte de la provincia de Segovia. Los autores rompían las puertas de acceso de las casetas donde se ubican los repetidores de telefonía y sustraían las baterías de mantenimiento de la antena, el cableado de cobre y los equipos electrónicos de repetición, lo que provocaba la caída total del servicio telefónico y de Internet.

Como resultado de las investigaciones realizadas, se llegó a conocer que para cometer este tipo de hechos delictivos el presunto autor se desplazaba con una furgoneta de carga por diferentes provincias de España y posteriormente regresaba a la localidad de Pinto (Madrid), donde tenía un local alquilado para almacenar los materiales sustraídos hasta que conseguía darles salida a través de empresas de reciclaje.

El pasado día 16 de este mes, se le interceptó y se le incautó en el interior de su furgoneta cerca de 1.500 kilos de cable de cobre y otros efectos, de los que no pudo constatar su lícita procedencia. Realizadas las gestiones oportunas, se pudo comprobar que los citados materiales procedían de un robo cometido en una localidad de la provincia de Palencia, por lo que se procedió a la detención de esta persona por estos hechos, así como por la comisión de otros 11 delitos de robo con fuerza en antenas de telefonía móvil en las provincias de Segovia, Valladolid, Zamora, Cuenca, Albacete y Jaén.

En esta operación, denominada ‘Operación Señal II’, se ha realizado un registro en la localidad de Pinto, provincia de Madrid, y se han podido incautar 1.500 kg de cable de cobre, 12 baterías pertenecientes a repetidores de telefonía móvil, un aparato de aire acondicionado, 25 recipientes llenos de componentes electrónicos extraídos de los repetidores de telefonía, multitud de herramientas y una furgoneta Mercedes Vito.

El cuanto a los daños materiales ocasionados y al perjuicio económico provocado por estos hechos, supera los 100.000 euros en daños directos, sin contar con los producidos por la falta de servicio de telefonía, mensajería, Internet y otros servicios tanto para las operadoras de telefonía, como de los usuarios de las redes telefónicas.

Además, al tratarse de zonas aisladas, que dependen en gran medida del servicio de telefonía para diversos servicios, incluido determinados servicios de emergencia, podría incluso haber originado riesgo para la población. Las diligencias y el detenido fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Sepúlveda (Segovia).