Los detenidos vivían en tiendas de campaña junto a la plantación./EL ADELANTADO
Publicidad

La Guardia Civil mantiene la vigilancia y el control sobre el tráfico de drogas en la provincia, donde los presuntos traficantes aguzan el ingenio para conseguir y distribuir sustancias estupefacientes en la provincia.

Así, en los últimos días detuvo a cinco personas como presuntas autoras de un delito contra la salud pública en su modalidad de cultivo, al incautárseles un total de 1.525 plantas de marihuana en fase de crecimiento y un recipiente de cristal con 40 gramos de marihuana elaborada.

Según la información facilitada desde la Subdelegación del Gobierno, como resultado de la investigación llevada a cabo por parte de la Guardia Civil se localizó una finca, en el término municipal de Santo Domingo de Pirón, donde los cinco detenidos presuntamente habían realizado trabajos de acondicionamiento para alojar numerosas plantas de marihuana.

El terreno donde fue hallada la plantación estaba situado en un lugar que por su orografía dificultaba el acceso de personas y vehículos, complicando su localización.

La Guardia Civil determinó que los detenidos vivían en tiendas de campaña anexas a la plantación, de esta manera tenían vigilada constantemente la marihuana. Asimismo, habían creado un sistema para regar las plantan construyendo una balsa la cual era surtida de agua mediante un sistema de mangueras procedentes de un arroyo situado a más de 1.000 metros de distancia.