La Policía advierte a un grupo de personas. / KAMARERO

La Policía Nacional y la Guardia Civil han denunciado en lo que va de noviembre en Castilla y León a 1.266 personas que se saltaron el horario nocturno del toque de queda -de 10 de la noche a 6 de la madrugada-, lo que representa el 21,9 por ciento de las denuncias interpuestas por los 5.774 controles realizados.

Por debajo de ese porcentaje se sitúan los quebrantamientos del cierre perimetral autonómico, con el 2,4 por ciento de denuncias (2.390) tras interceptar a 98.037 personas, y las cuarentenas individuales de ciudadanos infectados o a la espera de pruebas, con el 2 por ciento (109) de los 5.294 controles realizados, según los datos aportados por la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

Por provincias, destaca en incumplimientos de cuarentena Burgos, con un total de 43 de las 109, (de 1.029 controles realizados); seguida por Valladolid, con 24 (de un total de 1.583 controles realizados), y Salamanca, con 13 (de un total de 547).

Segovia, a la cabeza en límite perimetral

Sin embargo, en lo que se refiere a limitaciones de circulación en horario nocturno, se sitúa en primera posición la provincia de León, con 379, del total de 1.266 en toda la Comunidad, y Segovia encabeza el ranking de incumplimientos de restricciones de límite perimetral, con 941 de las 2.390, seguida de Soria y Ávila, con 358 y 330 respectivamente.