Miguel Ángel de Vicente, en el centro, junto a su equipo de Gobierno, en la rueda de prensa ofrecida ayer en la Diputación./NEREA LLORENTE
Publicidad

“Así no. Por ahí no vamos a llegar a acuerdos. La Universidad de Valladolid es una de las mejores universidades de España y no puede permitirse tener representantes que utilicen su labor docente como arma arrojadiza para hacer demagogia política”. Así de contundente se ha mostrado el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Ángel de Vicente, arropado por su equipo de Gobierno, al salir al paso de las declaraciones realizadas por el vicerrector de la Universidad de Valladolid en el Campus de Segovia, Agustín García Matilla, que esta semana solicitaba a De Vicente que cumpla el compromiso que el anterior presidente adquirió de contribuir económicamente con el campus público. “Sin menoscabar el compromiso que pudiera adquirir mi antecesor, algo que desconozco porque no estaba presente en esa conversación, no entiendo que sin tiempo de aterrizar usted me haya lanzado este órdago a mí, Miguel Ángel de Vicente, en primera persona y sin habernos sentado nunca en una mesa para hablar”. “Este desde luego no es el camino, porque aquí se ha echado un órdago”, y ha anunciado que “le dejo toda la baraja a usted, no voy a entrar en este juego”, aunque sí ha ofrecido datos sobre las cuentas de la universidad, como respuesta a la “intromisión” de Agustín García Matilla en la administración “de la casa de los segovianos de los 208 pueblos de nuestra provincia”.

De Vicente explica que la Universidad de Valladolid ha contado en 2019 con un presupuesto de unos 200 millones de euros para 18.000 alumnos, por los 58 millones con los que ha contado la Diputación para 120.000 vecinos. “Mis pueblos y sus vecinos también tienen muchas necesidades que por desgracia no podemos cubrir, por lo que no podemos permitirnos el lujo de financiar cosas que no son de nuestra competencia”, ha afirmado el presidente, aludiendo después al Plan Soria, porque de ahí sale el dinero del que habló García Matilla. “Ya me gustaría a mí que a la Diputación de Segovia se le reconociera, por parte de los gobiernos nacional y autonómico, un Plan Segovia dotado con cuatro millones de euros y de ese dinero poder gestionar 200.000 euros a la Universidad de Valladolid en su Campus de Segovia”, ha apuntado. El presidente considera “más grave” contemplar la partida de ‘Acción Social a favor del personal de la Universidad’, (cuadro derecho), dotada con más de un millón de euros, con ayudas para estudios y premios por jubilación.

En su opinión, la universidad tiene que ser un “centro de aprendizaje y no adoctrinamiento político, y el señor Matilla debe tener cuidado porque hay unas significaciones políticas solapadas que pueden confundir ambas cosas”.

A pesar de las críticas, De Vicente “tiende la mano” a la UVa, con una propuesta. “Le ofrezco una salida igual a la que se llevó a cabo en su día con la Universidad SEK, ceder un edificio histórico en la provincia, para que con sus presupuestos, puedan convertirlo en un centro universitario que acerque esta formación a la provincia. A cambio, la Diputación, al igual que ocurre con el IE, recibirá 50 becas anuales de las que se beneficiarían los estudiantes de la provincia de Segovia”. En este sentido, el presidente ha aclarado que las 50 becas que ofrece el IE para estudiantes de la provincia suponen un total de 1.100.000 euros, de los que la Diputación de Segovia “no financia ni un euro”, concluyó.