La calle de Gascos finaliza en este extremo en un fondo de saco. / Kamarero
La calle de Gascos finaliza en este extremo en un fondo de saco. / Kamarero

Pocas dudas hay sobre que el actual ‘remate’ de la calle de Gascos, en el entorno del Acueducto, no es la solución urbanística adecuada en un punto, la plaza da Artillería (la oriental del monumento romano), llamado a importantes transformaciones en los próximos años. La de la calle de Gascos es una de las más relevantes porque el Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS) contempla ahí una Actuación de Regeneración Urbana que prevé incluso la demolición de un bloque de viviendas y porque el gobierno municipal está empeñado en acabar con el actual fondo de saco, que no es otra cosa que un callejón sin salida, construyendo un Centro de divulgación del Acueducto y de la cultura del agua.

Este centro es uno de los proyectos estrella del programa electoral del PSOE al Ayuntamiento de Segovia en 2019 pero el gobierno municipal quiere que la inversión, que en un principio se había estimado en cerca de 4 millones de euros, se lleve a cabo con fondos europeos. En este sentido, es la actuación más costosa del Plan de sostenibilidad turística en destino de Segovia, que el consistorio presentó en septiembre del año pasado a la convocatoria extraordinaria de 2021 del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para este programa, y lo es igualmente en la convocatoria de este año, según han anunciado varios concejales esta semana.

Varias áreas del equipo de gobierno municipal: Turismo, Patrimonio Histórico, Urbanismo, Fondos Europeos y Obras, Servicios e Infraestructuras han participado en la elaboración de este plan de sostenibilidad turística que concibe el Centro divulgativo del Acueducto y la cultura del agua como un espacio de mínimo impacto en el entorno del monumento romano que tendrá como elemento protagonista al agua y a su relevante papel en la ciudad.

La edil de Patrimonio Histórico, Clara Martín, asegura que se trata de una de las claves de un proyecto que en conjunto aspira a recibir más de 5,5 millones de euros de los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Solución urbanística

En cuanto a los aspectos técnicos, avanza que la solución adoptada, en base al estudio que realizó el año pasado el arquitecto Jesús Javier Zaera Martín, tanto de los aspectos arquitectónicos como urbanísticos, económicos y de construcción del futuro centro (con un coste 1.391,5 euros IVA incluido), propone la utilización y uso bajo rasante de las plataformas que actualmente se emplean como zona de aparcamiento de taxi y otros espacios libres situados entre la avenida Vía Roma y el paseo de Santo Domingo de Guzmán.

“La idea es optimizar el espacio bajo rasante para la creación del centro y mejorar el entorno urbano retirando unos pinos que están en el talud que separa las dos plataformas, utilizando esa fractura del terreno para crear el acceso a ese centro de interpretación y mejorar la contemplación del Acueducto” desde el paseo de Santo Domingo de Guzmán, que no se divisa bien por la presencia de la citada vegetación, afirma Martín.

Añade que el concepto va más allá de un centro de interpretación en exclusiva del monumento romano. “Entendemos que tiene que ser un centro cultural que ofrezca conocimientos sobre lo que conlleva toda la estructura del Acueducto en la ciudad, el curso del agua que ha tenido esa infraestructura a lo largo de la historia, desde la época romana hasta los años cincuenta del siglo XX, entendiendo que ha sido el eje vertebrador, el tercer río de Segovia que ha condicionado el desarrollo de la ciudad y de su industria, de su actividad económica en distintos periodos históricos”, concluye.

Investigación y fondos

Además, el gobierno municipal pretende que sea un centro de investigación “en el que se creen contenidos para ahondar en el conocimiento del monumento y lo que conlleva”.

Otro de los objetivos del centro será recaudar fondos para destinarlos a la conservación del Acueducto, de titularidad municipal pero por el que, a diferencia de otros monumentos como el Alcázar o la Catedral, no se puede cobrar una entrada para su visualización.

Martín insiste en que la nueva edificación se encontrará prácticamente a los pies del Acueducto pero no interferirá en el paisaje urbano, “por lo que realmente no va a haber un impacto sobre el entorno de la plaza oriental, sino todo lo contrario; lo va a mejorar porque en la calle de Gascos el Plan Especial contempla la sustitución y eliminación del edificio que conforma ese fondo de saco”.

En definitiva, sostiene que en esa zona “en el futuro tendremos un entorno urbano más amable, un paisaje más integrado y, además, permitirá ofrecer esos contenidos a la ciudadanía y visitantes y generar recursos para la conservación del monumento insignia de la ciudad”.

En cuanto a la citada Actuación de Regeneración Urbana que contempla el PEAHIS, afecta a más de 30 propietarios en la calle de Gascos y a una veintena en la del Pozo. La superficie total de intervención supera los 7.200 metros cuadrados, de los que 2.056 están construidos y suman 16 viviendas, almacenes y garajes.

Su finalidad es dar solución a “un área urbana vulnerable, que sufre procesos de abandono, obsolescencia y degradación del tejido urbano o del patrimonio edificado”, según indica el propio Plan Especial.