La muestra puede visitarse en el patio del Archivo Histórico Provincial hasta el próximo 4 de septiembre. / E.A.
La muestra puede visitarse en el patio del Archivo Histórico Provincial hasta el próximo 4 de septiembre. / E.A.

A finales del siglo XV, las reglas cambian y se acercan al juego que hoy se conoce. Otorgan movilidad a las piezas para potenciarlas y agilizar aperturas. Los peones avanzan dos casillas desde la posición original, y el alfil comienza a desplazarse en diagonal. Aunque la pieza que más se modifica es la dama, que se convierte en ‘la reina’ del tablero, uniendo los movimientos de las torres y los alfiles. Debido a estos cambios, en algunos tratados del XVI, la renovada versión se llamó ‘axedrez de la dama’. Hasta el próximo 4 de septiembre, todo el que lo desee, podrá descubrir los orígenes históricos del ajedrez con la exposición ‘Alfonso X el Sabio y el Libro del Ajedrez, Dados y Tablas’, que acoge el patio del Archivo Histórico Provincial de Segovia y que puede visitarse de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 14:00 horas.

La muestra, organizada por la Junta de Castilla y León, pretende dar a conocer los inicios de este ‘deporte-ciencia’, la existencia y evolución de las piezas y la fuente fundamental para el estudio del ajedrez medieval: ‘El libro del ajedrez, dados y tablas’, escrito por Alfonso X el Sabio en 1283.

La exposición propone un recorrido en tres partes. La primera de ellas está dedicada a los inicios del ajedrez y explica que el origen del juego se sitúa en el llamado ‘chatarunga’, que significa ‘cuatro divisiones’, en referencia a las unidades del ejército indio. La Ruta de la Seda y los musulmanes llevaron el juego desde Persia hacia Europa y Asia, como metáfora de la guerra. El ajedrez se extendió por Europa en el siglo XIII y pasó a considerarse un arte para la formación de todo noble caballero.

La segunda parte de la muestra habla del significado y origen de las piezas de ajedrez. Un tablero de ajedrez constituye una fiel reproducción de los estamentos de la sociedad medieval: monarquía, nobleza, clero y pueblo llano. Los peones son el pueblo, las torres son castillos, los caballos representan a los caballeros, los alfiles simbolizan la iglesia, y la dama y su rey son la corona en este reino imaginario.

El visitante puede ver reproducciones de piezas halladas en excavaciones arqueológicas. También se muestra el origen de las piezas actuales del juego. En 1849, el editor británico Nathaniel Cook diseñó un modelo que se haría muy popular. Poco le costó convencer al campeón oficioso del mundo, Howard Stauton, para que cediera su nombre, y éste se encargó de publicitarlo en una columna del Illustrated London News. Desde 1924, el modelo Stauton es el empleado por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) en los campeonatos mundiales.

La última parte de la exposición está dedicada al ‘Libro del ajedrez, dados y tablas’, de Alfonso X el Sabio y que constituye el tratado más importante de su época sobre el juego. Se muestran reproducciones de algunos de sus textos e imágenes.

Este importante tratado consta de 98 páginas, 150 miniaturas y 103 problemas de ajedrez. Conservado en la Biblioteca del Monasterio de El Escorial (Madrid), mide 42 cm x 30 cm y está realizado en pergamino de oveja. El libro se divide en tres partes, siendo la más extensa la dedicada al ajedrez, 64 páginas. En las cinco primeras se describe la filosofía del juego, sus reglas, el movimiento de las piezas y el valor de cada una. A continuación, van los problemas ilustrados con miniaturas donde aparecen tipos humanos de toda índole: hebreos, árabes, caballeros, clérigos, mercaderes, artesanos o mujeres jugando o enseñando cómo se juega al ajedrez.