Daoiz, Velarde… y el cabo Alonso

Los artilleros homenajean en el Alcázar a los héroes del Dos de Mayo en un acto militar ante el monumento de Marinas

14

Hace un año, la celebración del bicentenario de los hechos del Dos de Mayo de 1808 puso de manifiesto que al lado de los grandes protagonistas de los principales hechos de armas de la sublevación contra el invasor francés había también héroes anónimos que dieron su vida por la causa y que también merecen un hueco en la historia.

Ayer, en el homenaje que el arma de Artillería tributa desde hace 197 años en el Alcázar a los capitanes Luis Daoiz y Pedro Velarde frente al monumento creado por Aniceto Marinas en su memoria, el capitán José Luis Sánchez Salas tuvo un recuerdo especial en la “Lección del Dos de Mayo” para otros heróicos defensores del Parque de Monteleón, como el cabo de artillería Eusebio Alonso, quien rehusó la ayuda de un superior al verse herido de muerte asegurando que “muero por mi Rey y muero por mi oficio”.

El capitán Sánchez, además de glosar la trayectoria profesional de Daoiz y Velarde, recordó también a personalidades como Manuela Malasaña, y aseguró que los hechos que cuenta la historia deben ser contados “como el camino aseguir cuando los momentos de duda entre los deseos de comodidad y el deber a nuestro pueblo sigan caminos diferentes”.

Se refirió también a Daoiz y Velarde al asegurar que los capitanes son “un ejemplo para aquellos que tenemos la responsabilidad de mandar, pues la obligación de estar a la altura de quienes nos precedieron nos debe hacer sublevar el alma”.

El acto militar con el que la Academia de Artillería homenajea a Daoiz y Velarde fue presidido por el Comandante del Mando Terrestre Aliado de la OTAN en Madrid, teniente general Cayetano Miró Valls, junto al director de la Academia de Artillería, Ricardo Sotomayor y con la presencia de las autoridades locales y provinciales.

Antes de la lección, tuvo lugar la entrega de condecoraciones a los oficiales y suboficiales de la plaza, y el teniente general Miró Valls impuso al general director de la Academia de Artillería la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco,

Además, los alumnos más destacados de las escalas superior de oficiales y suboficiales de la Academia de Artillería recibieron el premio “2 de mayo” que el centro de enseñanza militar otorga desde 1944 en esta fecha.

El acto se completó con el recuerdo a los militares fallecidos de todos los tiempos, en el que el Comandante del Mando Terrestre Aliado y el alcalde Pedro Arahuetes depositaron una corona en la base del monumento a los Héroes del Dos de Mayo. Posteriormente, las unidades de alumnos de la Academia formadas en el acto desfilaron ante las autoridades civiles y militares, acompañadas por la música de la banda del Regimiento Inmemorial del Rey.