Carmen Montero Morales, coordinadora del grupo de control de casos y contactos. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Las reuniones familiares y de amigos, especialmente las celebraciones de cumpleaños y los funerales, están siendo los principales focos de contagios del Covid-19 en la provincia de Segovia que “por el momento”, y dicho con máxima prudencia, se mantiene a salvo de registrar brotes. Esta es una de las primeras conclusiones que obtiene el grupo de responsables del seguimiento de vigilancia y control de casos y contactos que se creó el 25 de mayo para contener la propagación del virus. Está coordinado por la directora de Enfermería de Atención Primaria, Carmen Montero Moreno, y lo integran 16 profesionales de Enfermería, de forma que cada una es responsable de acción en una zona básica de salud.

Actúan como cortafuegos de la pandemia, intentan adelantarse al virus y a la vez sofocar rápido cualquier rescoldo que vaya dejando a su paso, desarrollan un intenso trabajo de rastreo, han sido llamados los corona-detectives pero, por encima de todo, son y están orgullosas de serlo enfermeras y enfermeros de Atención Primaria. Su labor está siendo ardua, intensa y minuciosa. Consiste en hacer una detección lo más rápido posible de los casos confirmados, buscar a todas aquellas personas que hayan estado en contacto con ellos, para comunicarles su situación y la obligatoriedad de que permanezcan “cuarentenados” 10 días, — hasta principios de julio la medida duraba 14 días—y en algunos casos hacerles pruebas de detección. Carmen Montero Moreno es muy precisa en sus explicaciones, por eso diferencia que los contactos guardan cuarentena y los casos de Covid-19 confirmados con PCR, aislamiento. El aislamiento es más estricto, ya que no hay que salir de la habitación, salvo para uso del baño, y la cuarentena consiste en evitar salir del domicilio, a no ser por algo imprescindible, aconsejando mantener la  distancia de 2 metros con el resto de convivientes o el uso de mascarilla y se recomienda pasar la mayor parte del tiempo en una habitación.

Esta experimentada enfermera, que pertenece a la última promoción que salió de la Escuela de Enfermería de Segovia, indica que el operativo de seguimiento se pone en marcha cuando un médico decide que un paciente por la clínica que presenta es compatible con posible Covid. Entonces pide una PCR para él pero ya comunica el caso a la responsable  de  zona del grupo de rastreo. “Al caso sospechoso se le comunica que debe contactar con las personas que se han considerado contacto estrecho para que esperen la llamada del responsable del seguimiento, informándoles de si el caso es positivo que tendrán que cuarentenarse, o si es negativo que podrán hacer su vida normal”, dice Carmen Montero. El seguimiento continuará con una comunicación continua para ver la evolución y según el caso hacer pruebas de confirmación y abrir el escenario del rastreo. La mayoría de las personas colaboran y siguen las indicaciones de los sanitarios, pero habido algunos segovianos que se han resistido a cuarentenarse o aislarse e incluso niegan que hayan tenido contacto con el caso índice (con quien comienza la cadena). Aunque de forma excepcional, sí ha sido necesario recurrir a la Policía o a la Guardia Civil para localizar a personas que están en la cadena de transmisión y que no responden a las llamadas de los sanitarios. Carmen Montero agradece la disponibilidad de las fuerzas y cuerpos de seguridad que “siempre colaboran con nosotros”.

 Medio millar de rastreos

En las últimas siete semanas, desde que inició su labor el Grupo de Seguimiento de Atención Primaria, se han estudiado 196 posibles casos de los cuales 35 resultaron positivos. El campo de investigación se ha abierto desde estos 35 pacientes Covid hasta alcanzar a un total 537 contactos, entre los que se ha detectado 17 nuevos positivos. De forma que la suma de casos con coronavirus encontrados sube a 52  “con una media de 15 contactos por cada caso”, indica la coordinadora del grupo de vigilancia.

El trabajo desarrollado evidencia que “el virus está aquí, con nosotros” pero de momento no se han producido brotes —más de tres contagios relacionados—, porque se trata de casos muy repartidos por toda la geografía segoviana.  “Tenemos casos en Cuéllar, en Riaza, en la sierra, en Carbonero, en Sepúlveda, en Segovia capital, en el alfoz de Segovia. Tenemos en toda la provincia lo que pasa es que son casos puntuales y diseminados por toda la geografía” dice la jefa de Enfermería de Atención Primaria, precisando que cada semana que pasa los grupos de estudio son más extensos, aunque no por ellos hay más positivos. 