La profesora Amelie de Masily cuenta con más de 15 años de experiencia en trabajo a distancia. / IEU
Publicidad

Mientras que algunos estudiantes habrán elegido desde el principio de este año académico estudiar a distancia, la reciente propagación mundial del virus COVID-19 está obligando a muchas universidades y escuelas a trasladar a sus estudiantes a un aula remota. Esto puede ser un cambio no deseado para algunos.

Muchas personas que se trasladan a estudiar a distancia están, creo, agradecidas de poder asegurar la continuidad de sus estudios con seguridad desde la comodidad de sus hogares a pesar de la pandemia que golpea al mundo en oleadas sucesivas. Para algunos, sin embargo, ser separado repentinamente del campus y del ambiente de la clase, los amigos, los descansos y los grupos de estudio puede resultar problemático. Especialmente para aquellos de nosotros que somos extrovertidos y obtenemos nuestra energía de la interacción con los demás. Los introvertidos entre nosotros, por otro lado, pueden encontrar muy relajante no tener que hacer frente a tantas interrupciones y ser capaces de concentrarse en sus labores.

Basándome en más de 15 años de trabajo a distancia, me complace compartir algunas cosas sencillas que hay que hacer y no hacer para que la experiencia sea más fácil para aquellos que tienen que aprender en poco tiempo una nueva forma de ser un estudiante y organizar los días venideros. Puedo asegurar que esto no ha perjudicado mi productividad en todos estos años ni me ha hecho un líder menos efectivo. Sin embargo, reconozco que hay ‘dolores de crecimiento’ asociados con este cambio.

Organiza tu día como si fueras a ir a clase en circunstancias normales: tener una hora de inicio/fin y programa tus sesiones de trabajo con tus colegas utilizando la tecnología (Whatsapp, Slack, Skype, Zoom, etc.). Comparte esos tiempos con tus equipos para que sepan cuándo estás disponible.

Planea tus descansos como si estuvieras en la universidad. Estos descansos pueden ser para comer, merendar o hacer ejercicio, aunque no puedas salir de casa. Intenta hacer ejercicio en casa o aplicaciones de yoga o proponte un desafío con un grupo de amigos. Tener en cuenta tanto las necesidades del cuerpo en cuanto a nutrientes (no sólo alimentos) como el ejercicio físico es increíblemente importante durante al menos 30 minutos al día.

Identifica un lugar donde estudiar, idealmente en un lugar de tu casa que sea diferente a donde pasas tu tiempo de relax o de familia. Usa auriculares con micrófono de buena calidad para que todo el mundo pueda oírte bien cuando te conectas. Aprende a poner esos auriculares en modo silencio cuando no estás hablando para que nadie tenga que escuchar a tu respiración de Darth Vader o si un suceso inesperado suceda a tu alrededor (entrega de paquetes, perro ladrador, niño que llora).

Ten en cuenta el punto de vista que la gente tendrá cuando te unes al vídeo, y asegúrate de que te sientes cómodo con lo que verán tus compañeros de tu entorno. También debes ser paciente y comprensivo con aquellos compañeros que no son capaces de crear el ambiente que esperas, debido a las limitaciones de sus hogares.

Igualmente es importante tu apariencia personal, lo que la gente vea de ti debe ser tan profesional como sea posible (¡por ejemplo, no hay necesidad de tumbarse en el sofá!); trabajar desde casa no es escusa para ir mal vestido (¡al menos de arriba!).

Si tienes una actividad de grupo para los deberes, programa una reunión semanal del equipo para gestionar las prioridades de la semana, y si eres un líder de equipo programa un chequeo 1:1 con cada miembro del equipo, especialmente al principio cuando todos están aprendiendo este nuevo modus operandi. Como miembro del equipo, también puedes contactar individualmente con tus compañeros para ver que tal se están manejando. Todos estáis en el mismo barco y hace falta que se os cuidéis. Podrías simplemente preguntarles “¿Qué tal te sientes con esta nueva forma de estudiar?”

Puedes usar varias aplicaciones (Whatsapp) para configurar un chat grupal en el que el equipo pueda compartir actualizaciones rápidas con los demás fuera del entorno de la bandeja de entrada. Es posible que tengas que establecer las reglas allí, para que no se convierta en una nueva bandeja de entrada. Lo mismo ocurre con los proyectos de grupo, hay varias aplicaciones que facilitan compartir el progreso.

Usa la “técnica del pomodoro” si te encuentras aplazando las cosas. Es una técnica de gestión del tiempo, que divide tu día en intervalos de 25 minutos. Hay muchas aplicaciones que puedes descargar para ayudarte.

Prueba la experiencia del café electrónico: programar un descanso con tus compañeros como solías hacer en el campus. La primera vez extraña, es innegablemente, pero aprenderás a disfrutarlos tanto como los reales. ¡El uso del vídeo es imprescindible!

Se consciente de tu estado de ánimo y pide ayuda si la nueva situación te crea un exceso de ansiedad. Puedes meditar o hacer yoga para volver a centrarte (Calm, Insight Timer, Headspace…). Si estas técnicas no te ayudan, elige cualquier otro tipo de ejercicio que disminuya tu ansiedad. Las duchas frías también ayudan a aliviar el estrés.

Recuerda disfrutar de los variados beneficios de, por ejemplo, haber evitado el tiempo de desplazamiento, lo que te da más tiempo para el ocio; de disfrutar de la presencia de tu mascota; de comer lo que quieras cuando quieras; de regar las plantas, de limpiar los cajones, o de no tener que llevar zapatos…

Por último, se generoso con tus amigos, profesores y compañeros de estudio mientras todos aprendemos a estudiar de esta nueva manera, y ríete de los percances que están destinados a suceder.

Por favor, comparte tus propios consejos, tanto como si este es tu primer viaje o si eres un veterano del aprendizaje a distancia. Tengo que decir que es increíblemente impresionante que en sólo dos semanas, IE University haya sido capaz de trasladar a sus estudiantes a un entorno de aula remota. ¡Feliz aprendizaje!