Cuidado con la boca

Un estudio auspiciado por la Fundación Caja Rural revela que sólo el 19% de los niños segovianos de entre 10 y 14 años acude al dentista de forma regular.

2

El 81 por ciento de los estudiantes segovianos de entre 10 y 14 años reconoce que no acude al dentista periódicamente; sólo lo hace si siente molestias, y no con carácter preventivo para evitar futuros problemas. Así se desprende del I Estudio de Hábitos Bucodentales de Segovia, realizado por la Fundación Caja Rural de Segovia y la Clínica Dental Dr. Juan Herrero, dentro de una experiencia piloto que persigue mejorar la salud y los hábitos de los jóvenes de la provincia desde la escuela.

La encuesta, en la que han participado 532 menores de la capital y provincia, revela que el 88 por ciento de los menores sí mantiene una higiene básica, cepillándose los dientes al menos dos veces al día. Sin embargo, según los responsables del estudio, este comportamiento no es suficiente para una correcta higiene: debe complementarse con otras acciones como el uso de la seda dental, apenas utilizada por un diez por ciento de los encuestados, o enjuagues bucales, utilizados por el 71 por ciento, según la respuesta de los menores.

En el informe también se destaca la importancia que juega el ámbito familiar en los hábitos de los menores. Así, el 78 por ciento de los estudiantes asegura que fueron sus propios padres los que le educaron e inculcaron los hábitos de limpieza; el centro educativo, con un seis por ciento de respuestas, es el segundo entorno más afín para este tipo de actuaciones.

La encuesta, realizada ‘online’, perseguía detectar las principales carencias de los menores para, posteriormente, ofrecer acciones encaminadas a mejorar sus comportamientos; los más acusados afectan apenas al cinco por ciento de los pequeños, quienes confiesan no lavarse los dientes a diario.

En el capítulo relativo a los hábitos alimenticios, un 47 por ciento de los escolares dice que come golosinas, bollos, pasteles o refrescos una o dos veces a la semana. Además, tienen claro que carne y pescado, frutas frescas, verduras, huevos y leche son buenos para los dientes; mientras que el chocolate, helados, galletas, pasteles, golosinas y caramelos “entrañan un grave peligro para la salud bucodental”.

Más confusos se muestran respecto al consumo de refrescos y bebidas azucaradas. Aunque el 65 por ciento considera que es perjudicial para la salud, un 34 por ciento cree que no o asegura desconocerlo. Lo mismo ocurre con los frutos secos: un 40 por ciento opina que no son perjudiciales y un 28 por ciento piensa que sí, mientras que el 32 restante lo desconoce.