Los alumnos junto a la muralla de Segovia que bordea el colegio. / EL ADELANTADO
Publicidad

El colegio Fray Juan de la Cruz popularmente conocido como Aneja, ha dado por concluido su proyecto de Educación para el Desarrollo ‘Solidaridad, creatividad y comunicación. Cuentos troquelados de Ferrándiz’, un proyecto que utilizaba los cuentos del escritor infantil Juan Ferrándiz para promover una reflexión de los problemas que afectan a las personas y sociedades propiciando un cambio de actitudes. El proyecto recibió un premio-subvención de la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León en el año 2017 y resultó decisivo para el reconocimiento del centro educativo por la Junta de Castilla y León, en febrero de este mismo año, por su “contribución a la difusión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030”.

Han sido casi dos años de trabajo sistemático y continuo en torno a los ODS, teniendo los cuentos de Ferrándiz como referente y con base en el proyecto educativo de este centro segoviano cuya finalidad primordial es “la formación de personas felices y comprometidas, agentes activos de la transformación social, en el marco de una educación integral para la salud, para la az, para el desarrollo de los pueblos, para la ciudadanía global, para el emprendimiento y la innovación”, señalan fuentes del colegio.

La experiencia comenzó con la lectura y análisis de los cuentos troquelados de Ferrándiz, que ilusionaron y emocionaron la infancia de toda una generación, reconociendo los valores que desprenden, desde el punto de vista de la sensibilización, concienciación, desarrollo del espíritu crítico y fomento de la participación activa del alumnado con la erradicación de la pobreza, y bajo la premisa que proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de “No dejar a nadie atrás”.

Calendario de los derechos

En esta primera fase, se adaptó cada uno de los cuentos de Ferrándiz a la celebración de una fecha señalada el ‘Calendario de los derechos de todos los niños’, un calendario de elaboración propia, con dibujos y diseño de los alumnos del CEIP Fray Juan de la Cruz. Posteriormente, en una segunda fase, se pasó a la reelaboración de los cuentos y su actualización, desde un punto de vista más global, internacional y participativo, centrados en la Agenda 2030 y superando planteamientos sesgados y restrictivos, más propios de la época en la que fueron escritos. Finalmente, en la fase de comunicación, se procedió a la difusión integral de todas las acciones educativas desarrolladas en el proyecto a través del periódico del colegio, la radio escolar por Internet y las redes sociales.

Este proceso también ha permitido la reivindicación de la figura de Ferrándiz, uno de los promotores del primer comité de la UNESCO en España. En 1997 el ilustrador, poeta y autor de cuentos infantiles declaró: “Dentro de mí siempre ha latido, y aún late, un sentimiento profundo de comunicación hacia los demás; Quería expresar conceptos tan trascendentes como paz, justicia, solidaridad, ternura, fraternidad (…), por ello, tengo esa especial preferencia por mis cuentos que reflejan ese ambiente cálido, tierno, donde puedo transmitir mejor ese sentimiento de paz, ternura y esperanza, que son las únicas herramientas útiles capaces de acercar a los seres humanos y forjar el camino hacia una vida mejor”.

Precisamente expresando este firme compromiso de querer conseguir una vida mejor y convencidos de que “somos los elegidos para cambiar en el mundo” se reunieron el viernes todos sus alumnos en torno al trozo de la muralla de Segovia que bordea su colegio.

Actualmente, el CEIP Fray Juan de la Cruz se encuentra inmerso en el plan estratégico experimental ‘Escuela Promotora de la Salud Aneja’. Se trata de un programa integral, que atiende a todas las dimensiones y manifestaciones de la personalidad de sus alumnos.

El actual plan estratégico desarrolla acciones en el ámbito de la educación física y el deporte, así como en el de la alimentación. Hay un tercer apartado dedicado a la generación de otros hábitos saludables, que incluye trabajar en prevención de drogodependencias; el uso de las nuevas tecnologías; la incidencia del medioambiente, sobre la formación como agentes activos; la educación para el desarrollo de los pueblos, para la paz y para los derechos de la infancia y de la ciudadanía global; y la difusión del colegio como centro saludable.